Xanobot informa

Queda abierta la veda.

Más microentradas

21/7/18

Yume Nikki -Dream Diary-

¿Recordáis aquella entrada cutre que hice allá por la primera temporada del blog sobre un juego indie de RPG Maker que recordaba más a un viaje psicotrópico? ¡PUES HAN HECHO UN REMAKE OFICIAL EN 3D! ¡¡YEAAAAAAASH!!


... Pero lo han convertido en un plataformas con seis niveles y cuatro efectos...




En el capítulo de hoy de remakes decepcionantes, Diario de Sueños -Diario de Sueños-. O lo que es lo mismo, cómo convertir una obra introspectiva sobre una hikkikomori severamente traumatizada en la que podremos explorar su subconsciente visitando sus sueños, en Inside. Y es que no hay mejor manera de cargarse una obra de arte abstracto como Yume Nikki que convirtiéndolo en un plataformas 2D spooky con contadísimos momentos de exploración que se limitan a dar poco más de dos pasos. Apabullante.

Recordemos con nostalgia lo que era el juego original; mundos infinitos a cada cual más loco, seres de pesadilla entremezclados con todo tipo de folladas mentales, que a excepción de unos pocos sólo estaban ahí para darte los buenos días e invitarte a teorizar; efectos dispares, la mayoría mera estética, pero le daban el toque al juego; una suerte de RPG cuyo objetivo no era otro que observar, flipar y especular. Sin enemigos, sin acción, sin puzzles. Sólo tú y los sentimientos que te eboque el entorno. Todo culminado con un final desolador.

Dream Diary, por el otro lado, ofrece la mitad de mundos en los que podrás hacer parkour y romperte la cabeza para resolver los puzzles que te presenta cada nivel, con muchos bichos chungos que te quieren muerta, y cuatro efectos, para nuestro pesar la bici no es uno de ellos, que te ayudarán a, como no, resolver más puzzles. Tiene unos cuantos detalles aquí y allá que homenajean al juego original, como el apartamento, que es idéntico, Nasu (que ahora es Super Nasu porque somos super rad chavalada), algún easter egg aleatorio que te muestra los gráficos originales, y muchos de los NPCs originales como los Toriningen y Uboa. Pero todo es... distinto, y teniendo en cuenta que tira a juego de terror genérico, para mí el cambio va a peor. Los toriningen son enemigos como en el juego original, pero aquí no te encierran en un zulo; te comen. Uboa es un screamer de un segundo. Monoe y Monoko son respectivamente un sustico tonto y una secuencia de persecución muy creepy porque ¯\_(ツ)_/¯, la mayoría de personajes secundarios que sólo se paseaban por tus sueños ahora son enemigos a abatir y/o evitar, y los nuevos... en fin, más de lo mismo. De hecho le han puesto una especie de modo historia con introducción y dos finales desbloqueables, cargándose así la gracia del original, que consistía en la nada; la pura especulación del jugador. Más que un reboot de éste juego, Dream Diary es un reboot de éste otro.

Por detalles como éste se nota que han intentado hacer de Yume Nikki un juego más comercial, pero para eso casi considero más propio sacar un juego completamente nuevo en lugar de hacer un reboot de esta manera. Especialmente al tratarse del maldito Yume Nikki. Esto se puede hacer con muchos otros títulos, pero con éste no se hace, porque representa más que un juego de susto para los chavalials y sus gameplays. Pero bueno, ha quedado claro que como remake, reboot o qué sé yo, es un poquito cagada, pero... ¿cómo es como juego independiente? Pues la verdad es que no está nada mal.

Pese a darse un aire a juegos como Limbo, en el que más que superar niveles trepando por plataformas y pisoteando enemigos debes resolver pequeños puzzles para librarte de ellos y poder avanzar, Dream Diary hace algo que va un poco más allá; te invita a revisitar cada nivel. Cada vez que descubres una llave u objeto nuevo, el juego te incita a superar de nuevo cada nivel toqueteando cosas y dándole al coco para poder superarlo, y una vez te has pasado todo, puedes desbloquear el último nivel, y con ello, el final del juego, lo cual sumado a los momentos 3D cenital, le suma un valor añadido, un puntillo de originalidad, del que carecen juegos lineales como los ya citados, en los que resuelves el acertijo y continúas sin más por un pasillo hasta llegar al final. 
En cuanto al apartado visual, se ve bastante de bajo presupuesto, casi como si lo hubiera desarrollado una compañía novata dando sus primeros pasos en Unity; sin embargo, funciona. Puede deberse al juego de luces, la música o tal vez al diseño de los personajes en sí, pero el juego transmite exactamente lo que pretende en todo momento. Todo esto, en conjunto con los ya mencionados detallitos (destaco especialmente el diario de sueños, que aquí es un concept art del juego desbloqueable, y es una maldita pasada), hacen de Dream Diary un juego más que decente. Al menos te lo pasas bien jugando y avanzando, con sus bloqueos de "¿y ahora qué leches hago?" garantizados. 

Quizás no sea el remake 3D que estábamos esperando, más bien parece un fangame más, pero aún con todo, es muy disfrutable. El juego ideal si te consideras fan del primer Yume Nikki y buscas un conflicto interno de amor/odio.

0 sandeces:

Publicar un comentario

¿Algo que objetar?

Related Post
Plugin for WordPress, Blogger...