Xanobot informa

Queda abierta la veda.

Más microentradas

20/7/18

Placeres legítimos: One Piece Gold


Podría resumir esta entrada con la frase "Ke ise Garrac, si esto e la polla", pero eso sería vago hasta para mí.

Mucho había oído hablar de Film Gold cuando ésta se estrenó, sobre todo por el revuelo que montó ya no sólo la película y su agresiva campaña de marketing, sino el insólito hecho de que Selecta comenzase a doblar las películas de OP. Porque, teniendo el anime tirado de aquella manera, sorprende que les diera por doblar las películas, todas ellas, siendo éstas un direct to DVD de recepción, la mayoría, cuestionable como poco. Tampoco es un secreto que mis expectativas para/con las películas de este anime siempre van tirando a lo bajo, ya que la mayoría son sagas enteras que ya hemos visto, resumidas en una hora y media, o un capítulo de relleno mediocre muy largo. De hecho, la única película que hasta ahora me gusta genuínamente dejando de lado Strong World, ya que la vi poco después y me pareció BRRRFHSS, es El Barón Omatsuri, de tintes mucho más oscuros que el resto, y tratando de contar una historia algo más profunda, madura y en definitiva, con chichilla, coño, que para ver una producción para comprar merchandising me veo Digimon.

El caso es que, tras el tostón intragable de ZEEEETTOOOOO, podemos decir que no tenía muchas ganas de tragarme otra película "oficial, canon 100% real no fake 1 link, directed by the motherfucking Oda-sama-sensei-senpai-kun-chan-desu", sin más repercusión en la obra original que un "eh, ¿recordáis al villano aquél de la peli? Pues existió, y tal, e hizo... no sé, algo". Así que, mi máxima para ver esta película en concreto fue, a grandes rasgos, las recomendaciones de fans y amigos. Bueno, y tener a la voz de Tony Stark como villano, y a la de Deadpool como Brook. ¿Y cuál fue mi reacción al terminar la película? Esto es la polla.

Recordemos que estamos hablando de One Piece, un anime que ya de por sí es la manifestación física de lo over the top,  más concretamente, de su filmografía, que no es que coloque precisamente el listón muy alto, tampoco. Entre toda esa montaña de mierda, relucen dos diamantes, Omatsuri y Gold, que se coloca, si no a su altura, muy cerca de ésta última. Vamos, un "para lo que son las pelis de OP, esto es una jodida maravilla". Obviamente no se compara a... no sé, Ciudadano Kane, pero sabes a lo que vienes, y dentro de lo que son, destacan por una calidad notoriamente superior al resto, ya no sólo por la animación, que por una vez se nota el presupuesto bien invertido, sino por su guión y personajes.

Para empezar, Gold nos presenta la trama de Thriller Bark convertido en un casino gigante. Esto es: Nos metemos en una isla artificial regida por un tirano en las sombras, que es literalmente el amo y señor de la vaina, hasta el punto que puede manipular a los propios protagonistas a placer desde el momento en que ponen un pie en el lugar. Aquí, disfrutamos de unos primeros minutos de los protagonistas pasándolo chévere, hasta que terminan cayendo en una estafa directa de nuestro villano, Tesoro, quien mostró desde un principio un interés por hacerse con los Mugis y venderlos como esclavos. Lo que nos lleva a un modus operandi para derrotarlo que rompe los esquemas generales de la serie, y en concreto, de sus películas; una trama de ladrones e infiltración a lo Lupin III. Trama refrescante para los estándares habituales de entrar como un elefante en una cacharrería sin más estrategia que darse de toñas con el malote de turno hasta que el choque de prepus se incline a favor de Luffy.

Dicha trama se torcerá de formas surrealistas, ya que al fin y al cabo esto es One Piece, y sus protagonistas no pueden mantener la atención en un plan sutil por más de 5 minutos, dando lugar a momentos desde divertidos hasta terriblemente tensos y claustrofóbicos (si escenas como la del habitáculo hermético de kairoseki no te recuerdan a momentos propios de Alabasta, como la tumba de arena o a Luffy atado a un bloque de hormigón bajo el mar en Arlong Park, algo anda mal en tu interior), concluyendo todo en un choque de fuerzas entre Luffy y Tesoro cuando ya no quedan más huevos, pero formando esto un pequeño porcentaje de la lucha contra el villano. El resto de la pelea fue una batalla intelectual, cosa que debería haber sido, no sé, la saga de Dressrosa, y en concreto su final boss.

Dejando de lado lo espectacular de la pelea contra Tesoro, que eso siempre lo agradece tu adolescente interior, ésta película también hace algo que el resto no, dejar de ningunear a los mugis menos fuertes en pos del trío fanservice. De hecho, lo primero que hace es aprisionar a Zoro para que no robe la película como en anteriores ocasiones, dejando todo en manos de Franky, Usopp, Nami, Chopper y compañía. El trío monstruoso baja del podio un rato y deja que el resto brillen por una vez, cosa que DIOS SANTO CÓMO SE AGRADECE.

Habiendo hablado ya del ritmo de la película y su trama, ambos muy amenos y disfrutables (a diferencia de películas como Strong World o Z, no me aburrí ni un instante), los personajes, y en especial Tesoro, son tremendamente carismáticos. Me gustaría centrarme en el último, ya que es el que más trasfondo y deep lore tiene, y a grandes rasgos es el que hace la película. Pongámonos en situación; un tipo terriblemente avaricioso, con una fruta del demonio capaz de controlar el oro, y que constantemente grita "¡¡EL DINERO MUEVE EL MUNDOOOORGH!!" Sólo puede ser tu villano al uso, ¿no? Eso es lo que esperas tal y como te lo presenta la película, el típico villano, trilladísimo, que todo lo hace por la pasta, ni más ni menos. Bueno, pues en los últimos minutos del largometraje, éste te mete un guantazo con la mano vuelta, y es que te muestra un breve flashback (todo sea dicho, narrado con un montaje espectacular, insinuando sin contar en exceso) desvelando que Tesoro cuenta con uno de los pasados más jodidos e interesantes de One Piece. Nuestro villano es un niño pobre, con una madre maltratadora, cuyo sueño es ser cantante. A causa de su pobreza, sumado al malestar y abusos de su madre, comienza a priorizar el dinero sobre todo lo demás para sacar a su familia de la pobreza, llevándole no sólo a trabajar de sol a sol, sino a cometer todo tipo de actos ilegales como robar, estafar e involucrarse con mafias. Un día, conoce a una esclava, y ambos se enamoran. Durante unos meses en los que la visita a diario para cantarle su canción favorita, comienza a ahorrar aún más fervientemente, pero ésta vez para comprar a la esclava y liberarla, de forma que podrán estar al fin juntos. Sin embargo, antes de que logre ahorrar el dinero necesario, la esclava es vendida a un tenryuubito que comienza a abusar de ella. Lejos de conseguir alcanzar su sueño, Tesoro es apresado y vendido como esclavo también, lo que se traduce en años de maltratos y vejaciones inhumanos. Con el tiempo, y una serie de traumas psicológicos severos a causa de su vida de mierda, además de oír constantemente cómo con dinero puedes hacer cualquier cosa, Tesoro comienza a aplicarse éste mantra. El cascarón vacío que queda en lo que un día fue un niño inocente y soñador, se convierte ahora en un monstruo capitalista sin sentimientos al que sólo le importa el dinero y el lujo, ya que es lo único que le queda. Así, pasa de ser el esclavo al vendedor de esclavos, y monta un imperio del juego y el vicio gracias a sobornos y extorsión. Tesoro ha sido brutalmente aleccionado durante toda su vida sobre que el dinero es lo único que importa, y en consecuencia, ahora que dispone del mismo, ha pasado de presa a depredador. Él no conoce otra verdad, sólo sabe que con sueños e ilusión abusarán de ti.

La película podría habernos metido con calzador un villano plano al uso que lo hiciera todo única y exclusivamente por dinero, pero en su lugar, justifican ésta conducta con un trasfondo dramático en el que nuestro villano aprende a la fuerza que el mundo es un lugar oscuro y podrido, y si quieres ser ya no feliz, sino simplemente libre, tienes que tomar las riendas de dicho mundo, incluso si eso significa convertirte en el monstruo que una vez despreciaste. Una justificación que hace su personalidad no sólo creíble, sino incluso obsesiva. Cada vez que Tesoro grita en la película que el dinero lo es todo, y que mueve los engranajes del mundo, más que un villano megalómano, escuchas a una víctima que se repite constantemente el único mantra que le ha ayudado a salir adelante, la única verdad que conoce y gracias a la cual ha logrado sobrevivir y salir de su lamentable situación. A Tesoro se le ha arrebatado su familia, sueños, dignidad y amor, lo único que le queda es un vil metal, y no va a consentir que un pirata novato le quite también ésto. A mí personalmente me recuerda a la historia de Nami, si no hubiera aparecido en su vida un deus ex machina andante como Luffy. Un personaje de claros y oscuros con el que empatizas pese a ser un hijo de puta. Vamos, una genialidad que pocas veces hemos visto en One Piece, en definitiva.

Y teniendo una de las tramas más amenas y divertidas vistas en toda la filmografía de One Piece, uno de los mejores villanos de su universo, unos momentos tan crudos y oscuros, una animación bestial, interminables cameos, unas peleas bastante intensas e interesantes, e incluso introduciendo de forma sutil los cambios de aspecto para vender figuritas, sólo me queda preguntar, fan promedio de One Piece ajemGarracajem ¿qué más quieres? Para los estándares de OP, esto es la repanocha. E intuyo que si has visto esta película, será porque la serie te gusta. A mí me parece de lo mejor que he visto en años relativo a esta obra, sinceramente, y te lo dice un tipo que a partir de Thriller Bark considera que la serie mete un bajón considerable. Pero ésto sencillamente recuerda a esos tiempos de Arlong Park, Alabasta, Mock Town... vamos, a la era dorada de One Piece CHISTACO, cuando no sólo la fuerza bruta bastaba, y muchos de los momentos más crudos y villanos más carismáticos campaban a sus anchas en una serie aparentemente desenfadada y humorística.

Mención especial al Dr. House haciendo de ludópata dandy, que muy probablemente sirve de preview para la saga de cowboys de Ballywood. El hype es real.



Mr. Angelu

6 sandeces:

Javi Mínguez [Orgem] dijo...

Haz la de "Tú antes molaste: One Piece"

Lord Angelu dijo...

@Javi Mínguez [Orgem] De hecho estaba pensando reseñarla por sagas ya que son relativamente pocas. Muy relativamente.

King Garrac dijo...

Pero seréis cabrones XDDD A mí la película me gustó también hombre. El problema qu tengo es que la peli se lo pasa mejor disfrutando de sí misma cuando va a lo divertido y a la idea original (El Gran Golpe pasado por One Piece) pero cuando hablan de Tesoro o de la otra la historia se pone bastante aburrida porque no nos cuentan nada muy nuevo o nada muy sorprendente. O sea, que la lección es "El dinero es malo", no creo que hiciera falta toda una película para contarnos eso XD Deberían dejarse ya de cualquier pretensión, o hacer como El Barón Omatsuri y convertir la intención en toda la película.

El padrino del anime dijo...

Buena entrada, sí señor. A mí la analepsis de Gold se me pasó enseguida y no me di cuenta de todos los detalles que comenta Mr Angelu, pero hey, son interesantes. La verdad es que estaba totalmente embelesado con el doblaje (¿José Posada como Brook? ¿JUAN ANTONIO BERNAL como Gold?). Selecta Visión debería contratar más actores así de buenos para el resto de sus licencias, la verdad.
Oh, un apunte. ¿¡CÓMO HA OLVIDADO MENTAR EL MEJOR MOMENTO DE LA CINTA, EL FAMOSO "¡ARRÁNCALO POR TU MADRE!"!?

Lord Angelu dijo...

@King GarracHombre, en una serie tan basada en el dinero, venía bien un poco este mensaje. Además que no es tanto un "el dinero es malo" como un "el dinero en malas manos es malo y puede crear monstruos". Pero vamos, como cuando a Oda le da por hablar de racismo y tal, lo dicho, que para los estándares de OP, está muy bien.

Lord Angelu dijo...

@El padrino del anime ¡¡MALDICIÓN!! ¡y mira que lo pensé después!

Publicar un comentario

¿Algo que objetar?

Related Post
Plugin for WordPress, Blogger...