Xanobot informa

Queda abierta la veda.

Más microentradas

22/7/18

Hablemos de Mashima

Un dolor de huevos leve pero constante. El pajero primigenio. El final boss de la originalidad. El suicidio asistido de la industria del manga/anime. El alfa y el omega del caradurismo. La pereza hecha carne. Un ser capaz de aferrarse con todas sus fuerzas a su zona de confort y no soltarla aunque su vida dependa de ello. Hoy, en motivos por los que dos nukes no fueron suficientes, el autor cuya obra completa podría escribir un otaku preadolescente en una tarde, Hiro Mashima. El hombre. La leyenda.

Me gustaría poder definir con palabras la impotencia que me genera este autor. No tengo ningún tipo de expectativas en él, de hecho desprecio profundamente su trabajo, y aún así logra decepcionarme. Pero ¿a qué viene todo este odio repentino al autor? Bueno, resulta que cuando creía que su obra más infame había llegado a su fin...


¡BAM! Se plagia a sí mismo. Y esto es lo que más rabia me da de este autor. Porque es buen dibujante, de hecho se nota que le apasiona. En Fairy Tail no sólo ha seguido el horario semanal como un clavo, sino que, además, muchas semanas se ha soltado la melena y ha llegado a publicar de dos a siete capítulos en un día. A diferencia de autores como, no sé, Kubo, ¡le encanta dibujar! Es un tipo que tampoco tiene un estilo feo, es un Oda más estilizado, pero los guiones... dios santo, cómo necesita un guionista este tío.

Entre los agujeros argumentales, trilladísimas tramas copypaste, diálogos y humor mierderos, y en general sacrificar el guión en pos de dibujar tetas casi compulsivamente, dando la impresión de que lo primero es una excusa para dar rienda suelta a la perversión más absurda y gratuíta, su obra no hay por dónde cogerla. Despropósito tras despropósito, éste tío es incapaz de hacer un manga a derechas. Y si a eso le sumamos la absoluta pereza que le da pensar historias nuevas que se salgan de su zona de confort, llevándole a autoplagiarse manga tras maldito manga, sólo te queda plantearte la duda "¿cómo coño le siguen contratando?". Y es que, a la hora de la verdad, todo su historial como dibujante se resume a Rave.

- Prota shonen genérico muy fuerte que resuelve entuertos porque PODDEHR DE LA AMISTAAAZ
- Chica fanservice que acompaña al prota.
- Literalmente las mismas mascotas una y otra vez (Plum, Happy...)
- Una trama genérica (véase DEBO ENCONTRAR A MI PADRE DRAGÓN) que se ignorará a los dos capítulos para meter minisagas que no tienen nada que ver hasta que pierdas completamente el hilo.
- Dichas minisagas siguen el patrón más vago y manido del shonen. Véase aparece malo mu malo que quiere destruir fuerte a los protas por motivos de mierda, parece que va a ganar, pero entonces MUH FRIENDSHIP PAWA!!! y protas ganan. Procedemos a la siguiente saga cortada por el mismo patrón.
- Al final todo esto sólo lleva a tetadas y culadas porque eso vende.

Lo que se traduce en... monotonía. Puedes pillar cualquiera de sus mangas y compararlo con cualquier otro, y parecerán exactamente lo mismo, siendo el caso más descarado su última obra, Edens Zero. ¿Pruebas? Tened.

Rave

Rave 2: Electric Boogaloo

Rave gangsta

Ravester Hunter

Literalmente Fairy Tail.

Mirad los personajes. Mirad las tramas. Mirad LAS JODIDAS POSES. Lo mismo de siempre una y otra vez. ¡Es que en el último ya directamente ha metido a los mismos personajes pero con cambios de ropa! ¡Que lo más destacable es el pelo negro de Natsu!

Es desesperante. Porque tanto potencial, tantas ganas y tanta pasión por su trabajo, se traducen en el mismo manga, donde el único cambio remarcable es el color del pelo de sus protagonistas. Imaginad lo que este tipo podría hacer con un buen guionista. Pero no, en su lugar es mejor tener a un mamón creando mil mangas, todos prácticamente idénticos ya que están hechos con un férreo infranqueable esquema, como una suerte de verdad universal ineludible. A Mashima le sacas de su puta escaleta y le revienta la cabeza, de verdad. No es capaz de ver más allá. Y deprime. Deprime ver a alguien con la mano y la constancia de Mashima hacer lo mismo una y otra y otra vez. Que si fuera una obra buena, un Tolkien de la vida, pase, porque total, ya lo has dado todo una vez, y a lo mejor no tienes ninguna idea más a la altura de tu obra póstuma. Pero joder, que Rave es un manga de mediocre a malo, y el tipo ha sido incapaz de pasar página en todos estos años. Hasta basándose en un videojuego ya existente, con una premisa y un lore ya marcados, volvió a hacer lo puto mismo, con los putos mismos diseños, y las putas mismas excusas para colar fanservice a cholón.

No odio a Mashima por ser un mal dibujante. Ni siquiera por tragarme un manga abominable como Fairy Tail. Le odio por lo que podría ser pero no es. Le odio precisamente por puto vago sin escrúpulos. Le odio porque tiene talento pero nula inventiva, nula inquietud por explorar sus ideas y ofrecernos algo más, por negarse sistemáticamente a salir de su maldita zona de confort, y dibujar siempre, siempre, SIEMPRE lo mismo, hasta el punto de prácticamente copiar página a página Fairy Tail. Le odio por puto cutre. Y sobre todo, porque mientras éste mamón calienta la silla, lejos de ofrecerle un guionista, o ALGO, otros autores menos conocidos, con historias e ideas más originales o, como mínimo, interesantes, ven su manga cancelado a los pocos capítulos.

Sinceramente, con este tío ya no sé si reír o llorar. Para esta mierda ya podía hacer directamente hentai, y al menos su punto débil, que es el guión, se vería reducido a un segundo plano. Si todo lo que desea es una excusa para el ecchi, qué más le da dejar una revista semanal de shonen y directamente pasarse a los h-doujins. Eso O BUSCARSE UN PUTO GUIONISTA, JODER. Alguien que sepa sacarle de ese bucle de autodestrucción, que sepa meter el fanservice de forma más disimulada, ya que parece un must en este autor; alguien que sepa coger las ideas de Mashima, y desarrollarlas con todo su potencial. Alguien que le salve del lodazal en el que se ve envuelto y del que le aterra salir.

En fin, iba a hacer una suerte de reseña de su obra completa como mangaka para ilustrar un poco mejor mis argumentos, pero creo que se entiende de sobra mi punto, no tengo mucho tiempo para publicar esto y, lo más importante, su trabajo me da una urticaria atroz. Me da pereza hasta hablar de él. Cómo coño lo hace...

En definitiva, decid lo que queráis de Oda, pero al menos él se estruja la sesera con cada saga, no como éste orangután.



Mr. Angelu

0 sandeces:

Publicar un comentario

¿Algo que objetar?

Related Post
Plugin for WordPress, Blogger...