Xanobot informa

Batería inferior al 5%. Enchufe a un cargador o asuma las consecuencias.

Más microentradas

26/1/18

Metal Gear Solid V: The Phantom Pain (in the ass)


Antes de entrar en materia, me gustaría aclarar que no soy un fan acérrimo de la saga ni seguidor fiel de la misma. De hecho, mi contacto con el universo Metal Gear Solid se resume a partidas esporádicas con amigos de los tres primeros, conociendo un poco por encima la historia y sus eventos importantes de oídas... y aún así ésta entrega me ha logrado decepcionar un poco. Con lo dicho en el primer párrafo, y a sabiendas de que soy jodidamente masoca por jugarme la última entrega de una saga en lugar de empezar por el principio, excusarán que no esté al tanto de las incongruencias con el resto de la saga. Hay muchas cosas de la historia de Phantom Pain que no me encajan, pero no sé si es po no haber jugado a las entregas anteriores como Belcebú manda o porque de por sí no encajan. Habiendo aclarado esto...

Me he pasado Metal Gear Solid V básicamente por la promesa de poder llenar la Madre Base de cabras, y en ese aspecto no ha decepcionado, pero el resto... uff. Empecemos por la jugabilidad. Orgem ya me avisó que había una entrega en PSP de Metal Gear que consistía en fultonear puto todo (no sé si era el IV o un spin off), penalizando el asesinato de enemigos durante una misión, cosa que endurecía innecesariamente el ritmo de las mismas de manera absurda y gratuíta, básicamente avisándome de que, si bien ésta nueva entrega pintaba mejor, tendría la misma pega. A mí no me supone un problema por mi marcada cleptomanía, de hecho me he pasado el juego intentando fultonear todo lo que podía, para encontrarme con la desagradable sorpresa de que te penalizan si te pasas de ratero. Veréis, pese a la insistencia del juego en sí de que ramples con todo lo que puedas,  cada vez que usas el fultón consumes recursos de la Base Madre, y dado que cuanto más grande el objeto, más recursos consume hacerlo volar, puedes llevar la susodicha base a una crisis en un abrir y cerrar de ojos. Cosa que no pasaba en la mierdosa entrega que me comentó Orgem.
Básicamente aquí te están diciendo que robes con cabeza, pero como nadie te avisa propiamente de ello, por el contrario te incitan a llenarte los bolsillos, te das cuenta por las malas. Dicho lo cual, ¿para qué me pides fultonear obuses o torretas antiaéreas si luego sólo sirven como decoración o para venderlas y recuperar casi lo mismo que me ha costado fultonearla?

Pero olvidémonos del fultón (pese a que el juego gire casi en torno a ello), las misiones. Lo más jodidamente repetitivo y cansino del juego. Las tres o cuatro primeras lo flipas bastante por la de cosas que puedes hacer y lo currado que está todo, pero en cuanto te das cuenta del patrón monótono que siguen de a) Fultonea a alguien y escapa o b) Roba unos documentos y escapa, para colmo siempre en las mismas bases enemigas, sumado a las mil misiones secundarias cortadas por el mismo patrón, acabas hasta las pelotas, y sólo deseas algo que rompa esa monotonía. Razón por la que se agradecen esos jefes tan absurdamente over the top. Respecto al desarrollo de esas misiones en sí, digamos que el sigilo a final de cuentas no es lo más factible. Quitando las misiones de reto en las que te matan si te descubren como en los Metal Gear más clásicos, ésta entrega me la he pasado holgadamente con un equipo muy básico y fácil de conseguir temprano en el juego: La pistola aturdidora para intentar completar la misión con sigilo, un lanzagranadas y lanzamisiles para el inevitable momento en el que me descubran y se desate el caos, y el compañero más roto y fácil de conseguir, el D-Walker. No en vano es el vehículo más rápido del juego, que encima cuenta con dos pistolas tranquilizantes, la capacidad de cargar rehenes y se puede llamar para que aparezca en tu posición como el caballo. Y todo tan sólo por mejorar el fultón al nivel dos y llevarte un walker gear.

Como el juego no te penaliza por entrar como Pedro por su casa y matar todo lo que te encuentres a bazokazo limpio, los enemigos son limitados y en ocasiones tontísimos, y tú aguantas tiros como un jodido monstruo, a lo que sumamos el sombrero de gallina por si eres especialmente manco y quieres esto todavía más regalado, es la vía más rápida y fácil de pasarte las misiones. Los únicos enemigos que me suponen un ligero problema son los cretinos de las escopetitas y los francotiradores. ¿Sigilo? Eso es para pardillos que se quedaron en PS2. ¿Qué te crees que es esto? ¿Metal Gear So-oh mierda.

Pero bueno, cientos de misiones aburridas y repetitivas, pero al menos todos los jefes e historia serán cosa buena, ¿no? Pueeees... pese a que lo más disfrutable son los jefes, hubo uno que se me hizo especialmente cansino. No difícil, ni siquiera frustrante, sólo pesado. Os pongo en situación. A lo largo del juego hay una especie de zombies que aparecen siempre con una niebla repentina, que se teletransportan y son como una hecatombe a evitar. Como es obvio, en un punto del juego llega el momento de enfrentarte a ellos y matarlos, y ¿cuál es el resultado de tan ansiada pelea? Espera a que te ataquen para hacer un comando de reacción que le quita vida con cuentagotas (tanto es así que ni se aprecia hasta que llevas un buen montón de golpes). También puedes freírlos a tiros, pero te vas a quedar sin balas para quitarles una fracción a duras penas visible por el ojo humano. Encima se curan si les dejas a sus anchas y crean una armadura que durante los próximos tres comandos o así evita que pierdan vida. Y lo peor es que no es sólo uno de ellos, son 5. En total, más de 2 horas de misión de espera y contraataca sin más mientras vas viendo cómo se te escapa la vida entre los dedos. La tuya, no la de Snake.

Quitando ese tipo de mierdas, el resto... bueno, entretenidillo. Como una especie de sandbox no está del todo mal con el tema de mejorar la Base Madre y salir a buscar recursos de todo tipo. Hasta le llegas a coger cierto cariño a los compis de la base en concreto a molerlos a palos y que te den las gracias por ello, llegando a poder jugar con peña random a la que has secuestrado y lavado el cerebro para unírsete. El tema de los compañeros, no les veo una utilidad real salvo a los que sirven como vehículo. Quiet es un poco absurda (y no sólo por su aspecto) por el hecho de que se desatará el caos en cuanto abra fuego y pondrá a toda la base enemiga en modo alerta, cargándose todo el tema del sigilo ya que su rifle francotirador no tiene silenciador (y si lo tiene yo no he sabido ponérselo porque este juego te explica cosas muy sencillas como si fueras imbécil y otras un poco más elaboradas da por hecho que las sabes hacer por arte de magia, como el puto tema de las armas atómicas que me costó todo el puto juego encontrar cómo fabricarlas y al final lo logré de casualidad haciendo el tonto con los menús). Hasta que no subes tu relación con ella y desbloqueas la opción "cúbreme", me sobra muchísimo. DD sólo lo veo útil para localizar enemigos sin usar el visor ya que si lo mandas como distracción y lo matan (cosa muy probable), te bajará el heroísmo y el nivel de la Base Madre descenderá. Y bueno, el caballo queda totalmente desfasado desde el momento en que consigues el D-Walker.

Ahora bien, la historia. A lo largo de todo el juego se te presenta como Big Boss. El jodido Big Boss. El del parche. Has quedado terriblemente desfigurado debido a un accidente relacionado con un helicóptero y una bomba. Escapas de un hospital en el que te ataca hasta Supersatán en esteroides, y te presentan la Base Madre. Un lugar al margen de la ley en plenas aguas internacionales que servirá de hogar para ti y tu ejército de renegados. Todos habéis perdido algo, todos sois fantasmas que una vez fueron héroes de guerra y ahora son despreciados por el mundo. Todos trabajáis en las sombras para hacer del mundo un lugar ligeramente mejor y que otros no tengan que correr la misma suerte que tu equipo. Por ello, el juego te vende de inicio a fin un marcadísimo sentido de la camaradería y hermandad, hasta el punto de poner al personal de la Base Madre como tu propia familia. Y pese a sus flipadas como el virus que ataca a las personas que hablan un idioma concreto, los zombies, los mechas y los personajes estrafalarios, me parece una historia bastante bonita y que fácilmente te puede llegar a la patata. Porque la trama pone un énfasis casi exagerado en que le cojas cariño a sus personajes y comprendas que ohana significa familia. Pero entonces llega ese jodido final, sin cerrar muchísimas de las subtramas que abre (¿qué pasa con el Metal Gear que se ha llevado el niño psicópata? ¿Me váis a terminar de explicar quién demonios es Quiet? ¿Me váis a terminar de explicar quién demonios es el Hellraiser pirómano y su amiga la pequeña Psycho Mantis? ¿Y la relación de Skullface con el elenco protagonista y por qué se conocen de antes?), y te cuentan que no eres Big Boss. De hecho, eres un don nadie que iba en el helicóptero, tan don nadie que eres el personaje que te dejan crear al principio (en mi caso un varón de raza negra con un bigotillo muy sitcom de los 80 llamado Dat Boiii), al que han operado para hacerle exactamente igual que el Big Boss original para distraer la atención de sus enemigos, y la Base Madre en la que estás es una pantomima para mantener la leyenda viva y desviar la atención mientras el auténtico Big Boss crea su supercalifragilísticaespialidosa Base Madre de verdad; una nación propia al margen de la ley para hacer del mundo un lugar mejor. Es más, en cuanto Real Big Boss termine sus movidas, tus compañeros a los que el juego te ha obligado a ver como tu familia, se convertirán en tus enemigos, y así te lo dice el propio Ocelot en la puta cara. Así que básicamente Kojima te dice que no eres nadie y que todo lo que has hecho, todas las horas dedicadas a la Base Madre, la hermandad con sus miembos, la imagen de "somos los buenos", PUTO TODO no ha servido para nada porque al final quien importa es el Big Boss de verdad y lo que se trae entre manos. Lo tuyo es una mentira. Te jodes, segundón. Y entonces yo me pregunto por qué cojones esto es un juego de la saga principal y no un spin-off más.

Esa es básicamente mi verdadera decepción respecto a la trama, que no sólo termina de repente y te deja con una sensación de "¿ya está?" con mil preguntas en el aire (como que me lo pasé con el 42% del juego completado y casi me había ventilado todas las misiones secundarias), sino que encima te está vendiendo un mensaje, unos códigos morales y una trama que no van a ningún sitio y los manda a tomar por culo en los últimos cinco minutos de cinemática, dejándote con un tremendo mal sabor de boca. Insisto, no sé hasta qué punto se explican los agujeros en la trama en los demás juegos, pero he oído leyendas de que éste está a medias y muchas subtramas se quedan en el limbo.

Por lo demás, no se parece demasiado a un Metal Gear clásico, ni siquiera tienes el telecomunicador para pedir consejo cuando no sabes qué coño hacer en una misión pero como son todas puto iguales tampoco te hace mucha falta o hablar con tus coleguillas del ejército, sus elementos de mundo abierto se podían haber explotado un poco mejor, tienes tantas armas y gadgets que por momentos parece que estás jugando a Ratchet y Clank, tanto que la mitad se te va a olvidar usarlos, los controles tienen sus fallas, habiendo fracasado muchas misiones o el sigilo en las mismas porque el puto Snek ha hecho lo que le ha dado la gana en un momento inoportuno, el tema de hacer que todo parezca rodado como una película y poner créditos tras cada misión, aunque original, se vuelve rápido un poco coñazo, y la historia, aunque exageradísima, y obviando el final, no está mal. Eso sí, debo admitir que la opción de poder asesinar a sangre fría a Kojima in-game es un detallazo. En general me ha decepcionado bastante en todos los campos, pero... puedes fultonear cabras. Le doy un 6/10 por ello.



Mr. Angelu

2 sandeces:

Amenaza Amarilla dijo...

Por eso la cancion "The man who sold the world" (El hombre que vendio al mundo), por que el verdadero Big Boss le vendio la idea al mundo de que tu eras el verdadero Big Boss cuando en realidad ni lo eras. Menudo coñazo. Y pensar que en un comentario de Youtube ponian el significado de esta cancion en el juego como otra cosa.
Pues no sé que decir, yo no jugué ningun juego del Mota Gear y aunque si me interesaria, pues no esta en mis planes xd

Lord Angelu dijo...

@Amenaza Amarilla Eso no se le hace al jugador, es una guarrada.

Publicar un comentario

¿Algo que objetar?

Related Post
Plugin for WordPress, Blogger...