Xanobot informa

Así que eso es todo...

Más microentradas

13/1/18

JUGAMOS METAL GEAR SOLID 4 - REVIEW


¿Cual es la experiencia que tengo al jugarlo? Nefasta al principio. Gloriosa al final. Es un juego que durante la primera mitad te preguntas por qué continúas y que das gracias por haber llegado hasta donde estás. Tengo sentimientos enfrentados con este y vamos a ver por qué.

Han pasado un par de años desde los eventos de Metal Gear Solid 2. Sin embargo, nos encontramos a un Solid Snake carcamal y arisco que por causas desconocidas, sufre envejecimiento acelerado. Paralelamente, todas las fuerzas armadas del mundo han pasado de ser propiedad de gobiernos a estar gestionadas por empresas privadas, denominadas PMC. Las nanomáquinas se han normalizado en todo soldado y tanto armas como vehículos ahora llevan reconocimiento de ID para no ser usadas por cualquiera. Se sospecha que existe una organización matriz que controla las cinco PMC mas poderosas del mundo y que Ocelot está de por medio. Si que ha escalado rápido todo, ¿no?

Durante gran parte del juego tuve la sensación continua de que me perdí un juego entre MGS2 y este. ¿Cómo Raiden terminó convirtiéndose en Cyborg? ¿Cómo Sunny fue rescatada de los Patriots? ¿Qué ha pasado con Snake para tener un cambio tan brusco de personalidad? Han pasado muchas cosas y una apresurada sinopsis resulta insuficiente. Falta una gran misión sin contar ahí. El porqué lo tiene el señor Kojima, que no puede atar cabos sin dejar otros sueltos para asegurarse otra pieza más en el puzzle. En algún momento tenía que dejar la saga y ahora no lo sabremos nunca.

El bidón: Una caja rodante para abatir enemigos.

La única innovación realmente buena que veo respecto a la parte jugable es la mecánica del Octocamo y la del Solid Eye. En Snake Eater teníamos que acceder al menú continuamente para cambiar nuestro camuflaje. Aquí un sistema lo cambia solo. Y el Solid Eye combina todos los objetos clave de juegos anteriores, visión nocturna e infrarroja, analizador, radar Soliton... vamos que nos ahorra mucha porquería en el inventario. Luego está un robot de reconocimiento teledirigido y el Ipod (a tope con el product placement) que se utilizan poco o nada. Tener que quitarse el Solid Eye para poner música es un error gordo. Vamos jugando a ciegas y casi sordos.

Luego el sistema de energía de MGS3 se ha reconfigurado a uno de psyche y estrés. Aquí nos matan de cuatro tiros y es preciso tumbarse un rato en el suelo para curarse. Si esos niveles están desfavorables nos curaremos poco o nada. Prefiero el sistema anterior. Te animaba a tomar pausas, no a pasar el tiempo muerto delante de la pantalla. Si uno lo piensa, está muy por debajo de MGS3 en todo. El CQC ha sido capado. Su diseño, en general, es muy pobre. Los escondites, la dificultad y la IA enemiga son muy simplonas. Los jefes, incluso si fue por plot reasons son clónicos entre sí o de otros juegos.

¿El códec? De lo peor. Sólo tenemos un personaje que nos acompaña durante todo el juego: Otacon. Luego está Rose, que se une tarde para no aportar nada de interés y alguna intervención de personajes secundarios. Fin. Ni frecuencia para guardar. Han matado el códec en pos de inflar cinemáticas y el resultado pinta fatal. Antes tenía esa función de guía y ampliaba la experiencia de juego a los más curiosos, con detalles de la misión, personajes, contexto histórico, la fauna, flora o armas. Se aprendían pequeñas chorradas y daba inmersión. Era genial guardar y escuchar refranes de Mei Ling o películas de Paramedic. Daba personalidad y vida. Y si no querías escucharlo simplemente ibas directo al grano, sin tostones. Todo eso se fue al traste aquí.

SOBRAN ARMAS, SOBRA MUNICIÓN

Algo que no me gusta en absoluto y que ya se empezaba a ver en MGS3 es la cantidad de armas que se consiguen. Más no es mejor. Hay unas 70 armas y el juego no dura ni tiene un diseño de niveles lo suficiente complejo como para dar uso a más de diez. ¡Algunas de estas armas hasta son personalizables! O personalizar un arma o armas nuevas. ¿Para qué ambas cosas? Veo preferible lo de juegos anteriores. Un set limitado donde cada arma por circunstancias concretas viene perfecta o necesaria para cada ocasión, siendo como piezas para resolver puzzles. Aquí se va a lo loco, sin importar que llevas en las manos, encontrando munición a cascoporro y si se te agota puedes abrir el menú y comprar más con un sistema de dinero que aumenta casi por cualquier acción que hagamos jugando.

En cuanto a la narrativa, otro punto negativo para Guns of the Patriots. Todos los juegos (salvo MGS2, quizá) pueden jugarse de primeras, sin entender sucesos de otros. Este no. Es fuertemente dependiente de los demás. Está hecho para que disfruten quienes jugaron todos los anteriores. Jugar esto de primeras será un tremendo cacao para quienes quieran empezar con la saga. Y las cinématicas duran entre los cinco minutos y la media hora. Para dejar el mando en la mesa si no fuese porque tenemos que aporrear X todo el tiempo para disparar flashbacks y tener un trofeo. Además, la narrativa está fragmentada en actos y misiones que nos sacan por completo de experiencia y nuestra implicación.


El trabajo que se ha hecho con los personajes ha sido... decepcionante. Entre los tremendos cambios de personalidad y los de apariencia, muchos de ellos me resultaron mas fallos que aciertos. ¿Qué ha pasado con ese Snake que cada vez que hablaba era elocuencia pura? ¡Este solo sabe gruñir y tener una obsesión cómica por el tabaco! ¡Han pasado tres años por el amor de Dios! Por muy viejo que se vuelva es un cambio de personalidad extremo. No puedo mirar a través de las arrugas y pensar: "todavía eres ese Snake". Si no pasó nada en esos tres años es un mal diseño...  y si paso algo, merece contarse.

Meryl, que carecía de aptitud física y psicológica para ser soldado, ahora es la líder de un escuadrón because nanomáquinas. La preciosa escena regresando juntos en moto de nieve con un mensaje que nos anima a vivir el presente queda roto para el topicazo de "chica fuerte e independiente" con mala leche y el ceño fruncido. Dan por hecho que tras los eventos de Shadow Moses no pasó nada ni volvieron a verse. Y eso es muy triste teniendo en cuenta la tremenda carga sentimental entre ambos y lo mucho que dieron por el otro. Casi al nivel de Pocahontas 2. ¿Qué será lo próximo? ¿Que terminen casándola con el soldado que siempre se lo hace en los pantalones?

La mejor parte se la llevan Otacon, Campbell y Raiden. Los dos primeros por estar bien logrados y Raiden porque han conseguido que se gane el respeto de todos poniéndolo como una imparable máquina de matar. No pretende sustituir a Snake. Lo complementa. Lo hacen ese segundón guay que querrías controlar. Y luego están el resto. Mei Ling, Naomi y Rose. Son ellas porque me lo dicen, porque si no ni me entero. Si cambian el peinado, la ropa y las facciones de la cara es lícito decir que no se parecen en nada, ¿no?

El mal de las ediciones

¿Snake? ¿Qué pasa en tu cara? ¡¡SNAKEEE!!
Han salido tres ediciones extra. Una es la Limited Edition, el mismo juego con una figura más fea que un dolor y un interesante documental sobre el desarrollo que se puede ver fácilmente por internet. Después la edición 25 Aniversario, que me parece la menos mala porque viene con los parches en el disco y elimina el ya muerto MGO del menú. El apaño es chapucero porque el contenido exclusivo por descarga sigue faltando y la opción de conectarse a la red en el menú de extras sigue ahí por dejadez, evidenciando que tiene servicios no disponibles. Por último, la recopilación The Legacy, donde la edición 25 Aniversario viene incorporada, aunque ya hablaré sobre si merece la pena.

"Pero si estás poniendo este juego a parir. ¿Tan malo es? ¿Realmente vale la pena?" No. No es buen juego. Pero lo que se cuenta en él sí. Si jugaste los demás juegos, merece la pena.  Es el final de la saga y aunque no tenga la total certeza de un final cerrado, tiene sus momentos de nostalgia, adrenalina, que saltan la lagrimilla o que te dejan encongido. Lo que empieza terriblemente mal, como un shooter genérico a tonos sepia disparando a talibanes, va mejorando más y más. De sus cinco actos, todo mejora exponencialmente a partir del tercero. El perseguir sospechosos en gabardina por las calles de una ciudad, las apariciones de Raiden o pilotar un Metal Gear, son tan solo unos ejemplos. La batalla final es una de las mejores y más satisfactorias que tuve ocasión de jugar. Y el final que le sigue, apoteósico.

Resumiendo. No está a la altura de los títulos principales. Rejugarlo es más por intención de desbloquear contenido o logros que por diversión y hasta para eso es tedioso. No lo recomiendo para iniciarse en la saga y por deficiencias del formato físico, es preferible alquilar una copia, pedirla prestada o buscar otros medios.








"¡Pirateadlo, jodeeer!"



Por: Orgem

0 sandeces:

Publicar un comentario

¿Algo que objetar?

Related Post
Plugin for WordPress, Blogger...