Xanobot informa

El E3 está bien, pero no entiendo el coñazo que dáis con ello.

Más microentradas

15/6/17

E3 Xanante 2017: Para vosotros, jugadores


Allá por 2015, en Bukkuqui jugaban con este mismo título para hablar de cómo las marcas de consolas nos intentaban colar que éramos los dueños de sus destinos cuando no éramos más que sus marionetas. Tras este E3 2017, usar el eslogan de marras sigue siendo pertinente para describir la impresión que ha dado la industria en la feria, pues bajo el mismo concepto ("tomad lo que necesitáis, gamers"), y ante un clima creciente de fanbases menguantes y críticas, desconfianza y desencanto del público general hacia el sector; y la pujanza del PC que amenaza con la desaparición o la reinvención completa de lo que han sido las consolas hasta ahora en una o dos generaciones (no en vano, la única conferencia que verdaderamente no ha dado grandes titulares ha sido la del PC Gaming, ya que no los necesita), las compañías de videojuegos parecen haber redirigido su estrategia: si antes eran ellas las que te decían lo que querías, ahora tú pides y ellas escuchan. Con matices y excepciones, como siempre, esa parece haber sido la tónica general del E3 de este año, y llama la atención cómo, incluso así, la opinión mayoritaria es que la feria de este año ha sido muy mala. ¿Cómo puede ocurrir ésto?

Repasemos las expectativas en cada una de las conferencias videojueguiles:
  • EA: como líder indiscutible de ese seguro de ventas que son los simuladores deportivos, no se esperaba nada que se saliera de ahí, más allá de enseñar algo del nuevo Battlefront (muy evidente que ocurriría) y a ver si BioWare mostraba algo nuevo tras el "sí, pero no" en el que ha roto ME: Andrómeda. Y en efecto: cliffhanger mediante, Anthem fue anunciado. ✔️
  • Microsoft: el Project Scorpio acaparaba toda la atención como posible última bala de la empresa para no quedarse totalmente fuera del mercado. Y a excepción del precio, siempre mejorable, lo cierto es que su anuncio sorprendió por dos cosas: un catálogo abundante nada más ser anunciada (Cuphead incluido) y la apuesta por la retrocompatibilidad total, sorprendente ya no sólo por el debate suscitado por Sony las últimas semanas, si no porque a colación de dicho debate salió este desolador estudio con datos de la propia Xbox. ✔️(con el "pero" del precio)
  • Bethesda: 0 expectativas, 0 sorpresas, 0 fucks given 
  • Ubisoft: otra conferencia que sólo hacía vaticinar caos y oscuridad para el mundo. Y aunque cumplió con lo horrible, también sorprendieron con ese tráiler de Beyond Good & Evil 2 y con el arreglo que supuso ver ese Mario & Rabbids que olía a azufre en acción. ✔️
  • Sony: como Usain Bolt en las rondas previas a la final por el oro, se debieron de ver con tanta ventaja antes de este E3 que se relajaron y han perdido metros. Tan solo ese Spiderman consiguió destacar, ya que incluso el God of War parece que tendrá que esperar a su salida para terminar de convencer. 
  • Nintendo: siempre con expectación, lo cuál habla de lo que sigue representando la empresa, aunque con bastante desazón ya que hace tiempo que no consiguen convencer. El breve Direct de Pokémon que precedió al evento solo hizo rebajar las expectativas. Y todo saltó por los aires: un chorrón de anuncios para Switch que aliviaron la sensación de que su catálogo era nada (algo reñeque seguirá estando hasta que llegue Mario Odyssey); la mayoría, además, grandes nombres de la compañía, incluida ELLA y el anhelado Pokémon "principal" para Switch ✔️ (aún con alarmante falta de Golden Sun por venir)
Repasado todo en conjunto, resulta difícil pensar qué se podía exigir a un E3 que ha tratado de dar casi todas las confirmaciones que deseábamos y que ha trascendido como la edición de la Destrucción del Meme, al menos en lo que a anuncios se refiere. Repasando los catálogos de las consolas para 2017, 2018 y 2019, ¿qué no hay de lo que se ha pedido? ¿Half-Life 3? 
Tal vez el problema pueda ser que las conferencias resultan, en efecto, tremendamente aburridas. Ocurre aquí algo similar que con las galas de premios (los Oscar, los Tony, los VGA), y es que, por mucho que los yankis hayan conseguido convertirlos en productos perfectamente empaquetados y  vendibles al público y a quién quiera pagar por retransmitirlos, su contenido no deja de ser el que es; una gala de premios gremial no deja de ser una reunión de profesionales del sector recordándose por qué son la ostia y una feria de videojuegos no deja de ser un montón de vendedores de ídem haciendo lo mismo que sus predecesores con el crecepelo. Con ésto, no deja de ser llamativo que, en un momento en el que se reivindica, con razón, la labor y el reconocimiento de la gente que hace "el trabajo oscuro" en muchos productos culturales y/o cuya obra es susceptible de sufrir violaciones a su propiedad intelectual (guionistas, "negros" de editoriales, programadores, ilustradores...), se celebren cosas como que un tipo haga gráficas con el porcentaje de tiempo que se habla en una conferencia respecto al que se muestra gameplay (que es a lo que hemos venido a este streaming), teniendo en cuenta que la mayoría de esa cháchara consiste en desarrolladores, o sus representantes, explicándote a qué han dedicado los últimos años de su vida. Clamar por la dignidad de este tipo de profesionales salvo cuando lo que buscamos es el pan y el circo de uno de los eventos más seguidos del mundo, momento en el que rezamos porque les callen, a este escribiente (REVERTE INTENSIFIES) es una actitud que le rechina bastante. Bien es cierto, e igual es un poco injusto indicar ésto cuando este año se ha visto hasta al CEO de EA sufrir mientras lee del teleprompter, que hasta al más concienciado hermano proletario le cuesta seguir una conferencia en la que el 80% de los ponentes dan la impresión de estar al borde del colapso cerebral y salir huyendo del recinto a mitad de frase en un ataque de pánico. Difícil pensar en por qué las empresas no cuidan quién sale a hablar delante de literalmente todo el mundo. No obstante, si este es tu problema, tan sencillo como N O  V E R L A S. No te vas a quedar sin enterarte de lo que se diga y tampoco va a pasar nada por no hacer el meme en el momento o ser el primero en hatear o flipar.

Tampoco podemos obviar, como hemos dicho, que a este E3 se llega en medio de un ambiente de desesperanza y desilusión hacia la industria del videojuego, tanto por lo comercial (remasters, sacacuartos, la galopante falta de imaginación que también acusan otras ramas, el esquizofrénico emperro de Nintendo por dar a su público las sagas que ama pero con un giro de tuerca que pille a todo el mundo con el culo torcido y que no siempre beneficia a dichas sagas...) como por lo social, lo que a muchos nos llevó a esperarlo con la escopeta cargada. A lo que hay que añadir el hecho de que, en 2017, la Guerra de Consolas sigue vigente, y de forma muy desquiciada ante la perspectiva de que la próxima "derrota" puede ser la definitiva. Con este clima, son muchos los que han puesto el listón de la exigencia al máximo para sentirse satisfechos, o los que ya sabían desde el viernes que la conferencia en general o algunas en particular iban a ser una mierda y no se van a bajar de la burra, cuando la realidad es que hemos sido provistos de lo que hemos pedido en mayor o menor parte.

Quizás ahí radica otra parte del problema. Entre leaks, avances y peticiones, cuesta encontrar un anuncio que pillara de sorpresa. "Sorprender" en el sentido de no verlo venir, obtener algo que ni hayamos imaginado, con lo que no contáramos. Por ejemplo, se echa en falta algún anuncio que invite a lanzarse por la realidad virtual; llama la atención como ninguna compañía ni desarrolladora termina de apostar fuerte por lo que, se supone, es el futuro del medio, que ahora mismo difícilmente va a calar entre el público dado su alto coste y lo poco llamativo de sus propuestas. Nuevas IPs que prometan, juegos que llamen la atención por sus mecánicas u historias... De lo primero prácticamente podríamos contar con Anthem, y más por la gente que está detrás que por lo mostrado, y de lo segundo, únicamente los dos juegos de Mario parecen hacernos jugar de un modo "distinto". Pero volvemos a lo mismo: es que nos han dado lo que hemos pedido.

Motivos para no estar contento con lo visto en este E3 hay, por supuesto. El formato no es el más amable y cada vez hay menos espacio para la "magia". Pero es que, atendiendo a nuestras peticiones, no es nada de eso lo que estamos demandando, y nuestras plegarias han sido escuchadas. ¿Qué queremos de un E3?

-¡Qué anuncien que no habrá que pagar más tras comprar el juego!

-Calla.



Capitán Pedales

1 sandeces:

McFadyen Sara dijo...

M E T R O I D.
Nada más que añadir, encima 2. Yo quería un 2D en portátil y me lo dan este mismo septiembre ;___; Soy feli'.

Publicar un comentario

¿Algo que objetar?

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...