Xanobot informa

Err... ¿Esto está encendido?

Más microentradas

14/6/17

E3 Xanante 2017: Mucho ruido y poco caos


Llevábamos tiempo esperando a este evento, como podréis deducir, y no sólo por ese ilustre podcast al que el bueno de Pollito Mental nos ha invitado para hablar del evento, sino porque pocas veces tenemos ocasión de despotricar contra un desfile de mierda tan variado y viral como el que viene siendo este evento de masas cada año. Damos y damas, sean bienvenidos al E3.



Día 1: EAAAAAURGH


Probablemente la conferencia más PEÑAZO nos la ofreció la humilde EA, demostrándonos un año más que deberían vetarle la entrada a este evento. Lo primero que nos mostró la compañía oficial de los canis SPOOOOOOOOOOOOOOOOORTS fue Star Wars Battlefront 2; juego con el que Pedales y Cleon se hicieron una buena paja y abandonaron el evento porque, total, ya habían visto todo lo bueno. Y pese a que no me entusiasme especialmente este juego, al César lo que es del César, porque hay que admitir que no fue un movimiento demasiado inteligente por parte de EA mostrar el plato fuerte primero y la morralla después, cosa que no quita que hasta la joya de la corona, como ha resultado ser este juego para la compañía durante el evento, haya resultado en un maldito COÑAZO de exposición en el que, tras el tráiler cinemático para que se te haga el chocho pepsi-cola, nos colaron con total alevosía media horaca de gueimplei con el que, a los cinco minutos, pude rellenar mi bingo personal del E3. Gracias por tanto, EA.

Después se nos presentó varios juegos, entre ellos una brevísima mención a Anthem de escasos segundos para adelantarnos que lo presentarían en la conferencia de Microsoft (ya os vale, MATÁOS), A Way Out; revolucionario no por sus mecánicas ni por su concepto o guión, sino por ser el primer juego norteamericano en el que podremos contar con Manolete como un personaje principal; resulta que Need for Speed sigue vivo y vamos a tener una nueva entrega, y de resto SPOOOOOOOOOOORTS; un juego de rugby entre, probablemente, muchos otros juegos de deportes que nos la pelan como buenos deportistas que somos *Risas* y que personalmente me perdí porque estaba comiendo croquetas. Pero si hubo un juego de deportes que eclipsó al resto, fue Fifa 18. Y no precisamente por su calidad ni por traer nada nuevo, sino por su CONDENADAMENTE LARGA presentación, y es que, si no nos colaron media horaca de un tipo explicándonos el puto juego como si fuera lo más innovador de la historia en lugar de, bueno, EL MISMO JUEGO QUE LLEVAMOS VIENDO DESDE PS1 PERO EN HD Y SIN APENAS NOVEDADES, no nos colaron nada. Es que he visto vídeos de Stephen Hawking explicando el puto universo más cortos que este menda hablando del maldito nuevo Fifa.

De resto, nos mostraron una especie de Call of Duty nuevo mediante casi una hora de gueimplei en el que, una vez más, mataremos nazis en la segunda guerra mundial porque la originalidad en los simuladores de guerra es una cosa ya no secundaria, sino terciaria o quintuaria por lo menos, y con el que, de nuevo, pude rellenar mi bingo personal del E3.

A destacar momentos tan cringe como el de los cuatro tipos a los que habían echado del evento pero estaban tratando de disimularlo grabándose hablando de muchas cosas en las puertas del recinto. Un auténtico despropósito de conferencia, vamos.

Microsoft


Microsoft priorizó especialmente y sobre todo su contenido soltarle la hostia de su vida a Sony, ya que lo primero que anunció fue el proyecto Scorpio, llamado oficialmente Xbox One X y, dejando de lado el redundante nombre de la consola de marras que a poco se vuelve capicúa, se sacó la polla frente a su rival con la retrocompatibilidad. Y es que mientras PS4 presciende una vez más de la retrocompatibilidad, Scorpio va a ser retrocompatible con todas las consolas previas de Microsoft. El precio de salida de este PC disfrazado será 499 napos (500 para no andarnos con GILIPOLLECES). Entre sus juegos nuevos, la gran M nos ofrece su Need for Speed exclusivo, Forza 7, que a un humilde servidor se la sopla; la nueva entrega de esa saga que sólo ha jugado mi primo, Crackdown 3, que a un humilde servidor se la sopla; una explicación más detallada, pero tampoco mucho no vaya a ser que Alan Ituriel nos lo plagie, de Anthem, que tiene pinta de ser el nuevo Halo, cosa que a un servidor se la sopla pero menos que los demás juegos anunciados; el obligado nuevo Assassin's Creed, que BASTA POR EL AMOR DE JESUCRISTO, BASTA DE PUTO ASSASSIN'S CREED. HACED AUNQUE SEA UN NUEVO PRINCE OF PERSIA, PERO SALID DE ESTE POZO INFERNAL DE UNA MALDITA VEZ; Sea of Thieves; un cartoonesco juego de piratas, y por último Middle-earth: Shadow of War; el nuevo juego basado en el universo de Tolkien que me ha hecho recordar que esto no sólo existe, sino que la gente dice que son juegazos, y tal vez debería empezar a jugármelos. A destacar esos graficazos de Skyrim en baja resolución que no parecen para nada lo que Xbox One X viene prometiendo.

Ahora que sabemos los juegos anunciados, viene la parte divertida: la porra de cuántos fracasan y no llegan ni a salir, sólo superada por las promesas de esta empresa que se quedarán en mero humo, como ya nos tienen acostumbrados año tras año.

Bethesda 


Bethesda este año ha decidido sacarse muy poco la chorra. Primero con el anuncio que nos confirma que, al fin, podremos jugar Skyrim como fue concebido para jugarse: con gráficos de una generación anterior, mediante un incómodo a la par que ridículamente diminuto mando y disfrazados de Link, ya que se ha confirmado su lanzamiento para Nintendo Switch. ¡Y sólo cuatro añitos por detrás de las demás compañías! ¡Síiiiii!

Revolucionarias novedades a parte, la compañía nos ha brindado el nuevo tráiler de Wolfenstein II, resucitando así una saga que llevaba siglos muerta; The Evil Within 2 y una nueva expansión para Fallout 4 y DOOM. Y la gente esperando un Elder Scrolls 6... Criaturicas.

PC Gaming


Entramos en los terrenos del aburrimiento más soporífero con el PC Gaming. Presentado por un pelele yendo de graciosete, pero quedándose en mero humor para diseñadores gráficos, la conferencia nos ha presentado el Vengadores kinki que es XCOM 2 o lo que es lo mismo, un juego futurista postapocalíptico con CYBERPUNK, ALIENS, ZOMBIES, EXPLOSIONES WOOOOOOOOOH, seguido de su respectivo coñazo del pelele anteriormente citado; tras dicho coñazo nos mostraron Ooblets, presentado por una tipa inquieta y confusa que parecía no saber muy bien dónde carajo estaba ni cómo había llegado allí. El juego en cuestión, definido por la propia conferencia como una mezcla entre Pokémon, Hora de Aventuras y Harvest Moon. ¿Qué podría salir mal de una mezcla de tan variados SIDAZOS? Desde luego, el juego tiene una pinta terriblemente hipster. Y terrible a secas, también. Tan hipster, tan milennial, tan hecho para diseñadores gráficos... TERRIBLE, LES DIGO. Vamos, que por culpa de estas mierdas no podemos tener cosas bonitas. Cuánto daño ha hecho Hora de Aventuras, me cago en Buda...

Pasamos, gracias a Zeus, al siguiente juego sin dejar ni un segundo al tipo del traje para que nos suelte su chapa, excusándolo de error técnico, pero todos sabemos que eso sólo ha podido pasar con premeditación y alevosía. Battletech; un juego de estrategia bélica CON PUTOS MECHAS, HELL YEAH!!1, tras lo cual El Pelele vuelve para hacer un chascarrillo sobre el corte anterior y contarnos su vida una vez más. Tras la pertinente entrevista a los creadores de ambos juegos entre varios grititos muy cringe, que debe de ser el choque de mundos más jodido de este año, pasamos a Mount & Blade II, un juego de guerra medieval con batallas épicas y caballos ortopédicos, seguido de la entrevista a su creador, que no es otro que... EL CALVO TRAJEADO QUE MONTA EN BICI, para mostrarnos entonces a un tipo encerrado en un zulo contándonos algo sobre Shadow, seguido del tráiler del susodicho juego. También han dicho algo de Warhammer, pero a quién le importa Warhammer.

Sólo llevamos treinta minutos de conferencia y ya me estoy preguntando cómo una lluvia de juegos tan rauda y variada puede ser tan COÑAZO. Pero no nos distraigamos, que un señor de Intel nos presenta EL FUTUUUUUROOOOOOO; Destiny 2. Pero dicho de una forma tan monótona que no le aplaude ni dios. Un concurso indie más tarde, Intel-sama nos sigue mostrando el mundo del mañana con unas Occulus Rift y movidas de E-sports de esas que sólo sirven para fomentar el sobrepeso y la arrogancia. Y no sé qué rollo de participación ESL para hacer más asequibles los Doritos o yo qué sé.

Llegados al minuto 40, esta conferencia se te hace tan cuesta arriba que resulta coñazo hasta de reseñar, así que simplemente voy a citar los juegos en una lista o no termino hasta dentro de 500 años.
  • Tunic; un plagio descarado de A Link Between Worlds para PC.
  • Playerunknown's Battleground; un simulador de subirse a cosas.
  • Killing Floor 2 Summer Sideshow; un circo de los horrores muy METAL que han sacado PARA AYER.
  • Forza 7, del que ya hemos hablado por ahí arriba.
  • Sea of Thieves, lo dicho.
  • The Last Night; el indie pixelado cyberpunk obligatorio del año con un tema principal sacado de Kingdom Hearts.
  • Ylands, o Minecraft sin cubos.
  • Griftlands; un simulador de gitanos espaciales.
  • Un nuevo tráiler de Echo Arena; un Tron exclusivo de Occulus Rift.
  • Lawbreakers con fecha de salida, comentado por una barba que ha cobrado conciencia propia entre muchos otros esperpentos sociales.
  • WarGroove, un juego de estrategia en pixelart de los creadores de Starbound, por lo que seguramente cuente con mi beneplácito.
  • Middle-Earth: Shadows of War, que sigue pareciendo de plastilina.
  • Y por último, el juego que todos estábamos esperando: AGE OF EMPIRES COLECCIÓN DEFINITIVA WOOOLOLOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOHHen serio, dejad de hacer packs de un juego de hace 20 años y sacad uno nuevo si eso, por favor os lo pido. Ya ni por los memes, coño.
Ubisoft


Ubisoft abrió su conferencia sometiendo a su público a una tortura psicológica experimental muy jodida con Mario+Rabbids Kingdom Battle, mezcla que sólo se le ha podido ocurrir a Lucifer de borrachera. Como es obvio, el tráiler ha estado a la altura del póster a la hora de repugnarnos y hacernos preguntar cómo es posible que la vida sea tan cruel a veces. Pero si hay algo más turbio que el juego de los minions este, es el estocolmo colectivo mostrado por cientos de personas que lo aplaudieron exclamando que se lo iban a pillar. Pero bueno, ¿qué esperar de un juego tan loco como un crossover de Mario y los Rabbids con armas de fuego vilmente copiadas de Megaman? ¡¡PUES UN JUEGO DE ESTRATEGIA A TABLERO TIPO WARHAMMER, POR SUPUESTO!!

Siguiendo con la lista de aberraciones que nunca debieron haber existido, Assassin's Creed Origins, esta vez basado en el Egipto de los faraones, en el que nos meteremos en la piel de un desarrollador de videojuegos que se niega a dejar morir una saga que lo pide a gritos desde hace años. Próximamente en PS4, Xbox Uno y PC.

Pasamos a un Inception del chino; The Crew 2, seguido de cerca por otro puto juego de South Park para la tríada del mal que conforma PS4, Xbox y Pc, así como un título para móviles. Por su lado, Frodo nos habla de Transference; un juego retro de realidad virtual que más parece un proyecto del MK Ultra, y del que sólo nos mostraron muchas interferencias y efectos guaycers.

Skull and Bones, o la respuesta de Ubisoft ante las quejas de Assassin's Creed Black Flag sobre las batallas navales y peticiones de utilizar esas mecánicas para un juego nuevo y sacarlas de Assassin's Creed que, pese a haber seguido al pie de la letra, ha seguido sin contentar a nadie, y es que el mundo parece no comprender que todo mejora con piratas y que la vida pirata es la vida mejor, seguido por los amiibos de No Man's Sky, una expansión de Steep y un nuevo tráiler de Far Cry 5; otra gallina de los huevos de oro de esta compañía que tal vez, y sólo TAL VEZ deberían guardar ya en el armario de las glorias pasadas.

Poco más salvo EL PUTO TRÁILER DE BEYOND GOOD AND EVIL 2. ¡¡SÍ, JODER, SÍIIIIIII!! ¡¡TRAS DIEZ PUTOS AÑOS, GRACIAS, MALDITA SEA!!, que toma un aspecto mucho más gangsta al prescindir de la fotógrafa y el puerco buenrrollero, así como del misticismo futurista-ecológico de la primera entrega para centrarnos en el Bronx expacial, protagonizado esta vez por un dúo de pícaros rebeldes del bajo mundo. Tacos, hip-hop, explosiones y un rollo muy urbaneta que no es lo que esperaba de una secuela de esta saga ni sé si me va a encantar o lo voy a odiar. Aunque bueno, el primero también tenía momentos muy...



Sony


Por su lado, Sony se dedicó a agachar la cabeza y flagelarse, mostrándonos una vez más que se han gastado la pasta en decorados y dar espectáculo en el E3, en lugar de en títulos interesantes. Anunciando otro maldito juego de Uncharted, que es el Assassin's Creed de esta compañía (¿es que Naughtydog no hace otra cosa O QUÉ?), una expansión de Horizon Zero Dawn con más nieve que en el cumpleaños de Pocholo, Days Gone; juego que ni fu ni fa, y un matao salió a decir con un par de huevos que PS4 es la mejor puta consola del universo, con más potencia que la tuya, mejores juegos que la tuya, y es siete veces más fuerte que tú. ¡Joróbate, Flanders!

Tras aquél momento de oda a la vergüenza ajena, retomamos la lluvia de títulos con el retorno de Monster Hunter a su empresa de origen, sacando Monster Hunter World para PS4, abandonando la jugabilidad semi-realista que ofrecían los títulos de PSP y pasando a un rollo más machacabotones a lo God of War, cambio que no considero necesario ni acertado en la saga, pero el hype es real; remasterización del pestiño omegasobrevalorado que es Shadow of the Colossus; Marvel vs Capcom: Infinite, que si se curran sus innovadoras mecánicas con todo el rollo de las gemas del infinito y los power ups puede ser BESTIAL, aunque las cinemáticas son tan creepy como las del primer Dead Rising; Call of Duty: Miedo a Innovar II, el retorno de los nazis; El récord al cansineo conferencial con la versión de realidad virtual de Skyrim, que no pasa un sólo año en que no acapare cámara en el puto E3; Star Child, que a quién le importa; The Inpatient, que a quién le importa y, el plato fuerte, un juego que ya hacía falta y estábamos reclamando los fans desde hace años, Monsters of the Deep; un juego de pesca basado en FFXV, demostrándonos que lo mejor del E3 no tiene qué ser un gran título AAA, y que se hacen demasiado pocos juegos de pesca. Deseando pillármelo, PERO YA.

También sacaron un tráiler nuevo de KHIII y dijeron algo de Bravo Team y Moss, pero a quién le importa, aquí llega The Last God of Us, donde Ellie se ha convertido en un niño repelente y el barbas se ha quedado calvo, hecho un tatuaje enorme y pasado de asesinar setas a asesinar dioses griegos. Pero la mayor novedad de este nuevo God of War no es el salto a cargarse dioses nórdicos ni la espesa barba de Kratos, sino la posibilidad de poder arrojar al crío desde lo alto de una colina. Sabéis que lo váis a hacer.
A destacar ese Kratos con la voz del Heavy de TF2.

"PUT DISPENSER HERE!!"

Seguidos llegaron Detroit Become Human y Destiny 2, para culminar con la joya de la corona. El retorno a los tiempos de PS2 con un nuevo juego de Smanpider sin apenas libertad de acción y lleno hasta rebosar de comandos de reacción. ¡Diversión pura hecha videojuego, gente!

Oh, y dieron más por culo con el remake del Crash. Cuanto boom para algo que debería indignarnos.

Nintend'oh

Lo que comenzó como una patada en los huevos durante la conferencia de Nintendo lanzándonos de nuevo a la cara el crossover de los Rabbids, fue escalando poco a poco desde los más oscuros pozos de la miseria con un excesivamente weeaboo Xenoblade 2, pasando por la skin de Lonk en el Skyrim (con mi respectiva opinión aquí y aquí), Splatoto 2 (que para el concepto que ofrece el original, lo veo innecesario a más no poder), un brevísimo fotograma mostrando tan sólo un título: Metroid Prime 4, que hizo mojar las bragas a los quejicas de los fans de Metroid, rápidamente seguido por un tráiler de otro puto Yoshi copy/paste que no deja de ser Wooly World sin lana, para que no nos viniéramos muy arriba, otro Kirby de cortesía porque innovar es de cobardes, un Pokémon RPG de Switch porque ya no me puedo burlar de nada sin que vengan a partirme la boca, ARMS, que es el resultado de una noche loca entre Punch-Out y Splatoon, pero tomando lo peor de ambos mundos y elevándolo al súmmum de la peste; y Super Mario Odyssey, con el que se explayaron largo y tendido, incluído un gameplay rancio y eterno a la altura de los ilustres Xanoplays, para dejarnos claro que éste Mario Sunshine de nueva generación es la polla y si no lo compras eres un pardillo. Muy turbio lo de poseer a la peña, por cierto.

Todo parecía ir viento en popa en mi travesía de odio irracional cuando, de pronto, tras unos créditos ridículamente largos con la laytoniana banda sonora de Mario Odyssey, aparece La Jugada™.


Si ya os decía yo que cuando una gran empresa se marca la nazitada de tumbar un juego fanmade es porque, generalmente, pretenden ellos sacarlo, con casinos y furcias, sólo por joder y demostrar quién manda. El caso es que los fans pedían un Metroid, y Nintendo se saca dos y la chorra para abofetearme con ella. Puta bida, acho.

Obviamente, la victoria de este E3 se la lleva Sony con su juego de pesca de Final Fantasy XV. Vamos, la duda ofende.



Mr. Angelu

0 sandeces:

Publicar un comentario

¿Algo que objetar?

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...