Xanobot informa

Mucha metáfora y desprecio, pero el muy hipócrita luego hace gameplays del Worms.

Más microentradas

25/12/16

Delirio sonoro 3: Nuevos descubrimientos del tío Angelu


¿Qué pasa, peñuqui? ¡Aquí Bill-... Mr. Angelu con una nueva entrega de mi colección de orgasmos sonoros personal. Hoy os traigo un par de descubrimientos que he hecho en los últimos dos años tras salir de la rutina del metal, cabaret, ost de Touhou con sus variados remixes, memes de Robbie Rotten y sonidos de tortugas africanas copulando entre otros géneros musicales. Desde aquí le doy las gracias a esa alma cándida que se dedica a hacer listas recopilatorias de géneros poco comunes. Gracias por tanto, crack. Bueno, vamos al lío:



Blues Saraceno

 Según nuestros informes, Dogs of War es TOP universal.

Desde que he descubierto el dark country, estoy viviendo un éxtasis continuo e interminable. Es como estar encerrado en un universo Weird West sin fin, en el que cada canción sólo es una recreación más de una película western moderna. Ya di mis primeros pasos en el género con Don't Drink the Water de Justin Cross, pero ahora que he descubierto que esto es un género real, estoy enganchado como una quinceañera al cantante pop de moda. Sobre todo a Blues Saraceno. No he amado tanto a un artista desde los tiempos de Voltaire. Lo único que lamento es no poder escucharlo con las pintas de dandy que llevaba hace un par de años, pero ya me volverá a crecer la melena, ya...

Will Wood and the Tapeworms


Extrañeza y genialidad en estado puro. Cuando un grupo te desconcierta y enamora tanto hasta el punto de considerarlo favorito en cuestión de dos canciones, es uno de los grandes. Es decir, ¡escuchadlo! ¡Miradlo! ¡Es inenarrable! ¡Una puta locura! ¡Y encima suena de lujo! ¡El equivalente musical a The Rocky Horror Picture Show! ¡Id a apoyarles, anda!
Guitar Vader 


Así, a bote pronto, no soy muy fan de la música japonesa. No sabría decir qué tiene, pero no me termina de molar. Cuando hacen metal, es todo screamo, y cuando no... no sé, simplemente no es mi rollo. Sin embargo, Guitar Vader tiene algo que me engancha. No sé qué, de hecho cuando lo descubrí me parecía música j-chatarrera más del montón, pero al día siguiente me dió mono. Y al siguiente del siguiente. Y así hasta que casi me he escuchado su discografía entera y de vez en cuando la pongo de fondo mientras hago otras cosas.

Big Bad Voodoo Daddy


Siempre me han chiflado las big bands, y aún más desde que descubrí que existen versiones más modernas y oscuras del género. La verdad, después del metal y el rock, es uno de los géneros más complejos, pegadizos y movidos, y eso es algo que al tío Angelu le chifla. Por ello, cada nuevo descubrimiento en el género es una pequeña joya que merece su mención.

House of Rabbits


Se autodenominan como hardcore vaudeville, pero realmente suenan como todas esas bandas extrañas y poco definidas que se identifican más con el género steampunk que tanto me chiflan. Como con el caso de arriba, cada nuevo descubrimiento es un regalo para un servidor. Además, la voz del cantante me recuerda al de System of a Down, y esa voz ME PUTO ENCANTA.

Arkona


No es que acabe de descubrir este grupo, pero hace relativamente poco que he empezado a escucharlo en serio, y dejando de lado las canciones típicas folk (que no me malinterpreten, el folk es uno de mis géneros favoritos y Arkona lo hace que da gusto), tienen cada locura experimental que hace vibrar esa pequeña parte rusa que hay en todos nosotros pero somos incapaces de pulir. Además la voz de la cantante me hace tilín auditivo.

Remixes de Drunken Sailor


Hay tantos y tan variados que se merecen su propio género musical.

Juke Baritone & The Swamp Dogs


Otro dark... algo de esos que le gustan tanto al que les escribe. ¿Qué decir que no haya dicho ya? Tan pronto te mezclan dark cabaret, con dark orchestra, dark country y muchas cosas bonitas. Y eso es lo que les sirve mi corazón en bandeja. La versatilidad. Pese a que todo suena parecido. No son Voltaire, quiero decir, pero tienen su encanto y un nombre condenadamente largo.

Imperial Swing Orchestra


Otra big band moderna, otro instafavorito. Además, aquí cuentan con una cantante cojonuda que recuerda bastante al dark cabaret de estilo femme fatale. Un gran grupo con un nombre imponente. Cojonudo para cuando necesitas un descanso de locura, frenesí y extravagancia tras Will Woods.

Sōtaisei Riron


Cerramos con otro de los pocos grupos japoneses que considero de mi agrado. Soutaisei Riron no destaca por su ritmo frenético ni su locura desatada, sino por todo lo contrario. Lo que me enamoró de este grupo es la voz de su cantante, que por primera vez no suena como la típica cantante japonesa "nya", así como por la calma y paz que me transmite. No bromeo cuando digo que escucharles me ha llegado a calmar más de una crisis nerviosa. Además mezclan toda esa calma y tranquilidad con funky espontáneo y letras sobre temas científicos y/o de ciencia ficción. Una jodida maravilla que, para más inri, han colaborado en la banda sonora de Arakawa Under the Bridge (como que el opening es suyo, vamos). 

Y... poco más. Quizás algún día me dé por terminar la lista de rock y metal. Hasta entonces, que os parta un rayo en cuatro, perros del desierto.



Mr. Angelu 

0 sandeces:

Publicar un comentario

¿Algo que objetar?

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...