Xanobot informa

Err... ¿Esto está encendido?

Más microentradas

11/10/16

Troll 2

Dale al salto de página coño


Ala, ahí lo tenéis: película de terror italiano-estadounidense. Y si no os vale, quedaos con el puto terror que te entra cuando aparecen los créditos iniciales
Cuando termina el rugido del león de la MetroGoldwynMayer, la película empieza saco con la voz de un narrador viejo y desgastado. Lamentablemente, no he encontrado la versión en castellano (sí, parece que alguien se vio en la necesidad de doblar esta cosa al español, no me preguntéis porqué) así que me lo tengo que tragar todo en inglés, y el narrador habla arrastrando las palabras como si le fuese la puta vida en ello. Debido a esto, cuando apenas se han dicho unas 3 frases de las narices, yo apenas he entendido una mierda.

Esto significa que yo soy el que me tengo que hacer una idea de qué coño va el tema. De entrada vemos a un tío con un gorro muy cutre en medio de la ¿jungla?. Que digo yo que coño hace un tío solo en medio de la jungla con un sombrero cutre, y encima tan limpio del a vida. Por mucho menos a Bruce Campbell lo veías lamiendo el sudor de billetes de dólar, pero aquí el tío este va por ahí tan pancho. Por los aires, y el traje horrible pasado de moda que lleva el personaje, supondré que se trata de alguna especie de explorador, o algo así.
¡Y ahora a callar! Porque mientras el narrador sigue “hablando”, de repente aparecen por la pantalla una especie de seres horribles que se ponen a correr por la jungla como hipsters en una tienda de Apple. Sí, señores, apenas han pasado  20 segundos de película, y ya tenemos en pantalla a las estrellas de la película, los ¡Trolls! Que parece que están acechando o algo así. Yo de momento digo que son turistas. La peli dice que nanain, que son trolls goblins.

De repente se oye la voy de un niño (más falsa que los fanfics de Hora de Aventuras) y aparecen detrás del tío unos niños y… ¿Los trolls? Y el narrador sigue hablando y aparece, pues, la cara de un niño que ocupa la pantaña y le pregutna a su padre porqué esos trolls goblins son tan malvados.

A ver, primero de todo: la ambientación es de pena. Si todo lo que he estado contando es una narración, no puedes contarlo todo en apenas 20 segundos. Como introducción a la película es algo confuso y delirante. Segundo, si estás haciendo una narración, no puedes entrar a saco con el niño tan rápido y de repente, tienes que dejar que la narración avance de forma fluida. Hacer que la transición del cuento ficticio a la “realidad” suceda en tan poco tiempo, cuando apenas han pasado 20 segundos de película, hace que el espectador se confunda y mire a la pantalla asustado (más de lo habitual)
Apenas llevamos 43 segundos de película y ya llevamos 455 palabras. Imaginaros que inserto aquí una expresión ordinaria para demostrar mi perplejidad…
El padre le dice al niño que los trolls goblins no necesitan justificar sus actos y vuelve a la narración, para dar paso a la horrible cara de uno de los trolls goblins (horrible por lo cutre del maquillaje, o sea, en el mal sentido, no os motivéis) mientras aparece el título. Bueno, el título es cutre, pero no más que alguno de mis powerpoints
El tío del sombrero feo se pone a correr, seguido de cerca por los ¿goblins? ¿ trolls? La “persecución” “adornada” por un poco de “música” “trepidante” genérica de turno y diez años anticuada. Con muchas cámaras tambaleantes que auguraban la llegada de Michael Bay 10 años antes. No dura mucho la cosa, porque hay nueva elipsis, después de la cual aparece el protagonista dormido en medio del campo (impresionado por la cutrez de los trajes de los goblins/trolls, desde luego), para que la despierte una chica con la cara llena de pecas. Para rematar el topicazo, los dos se enamoran a primera vista, mientras el narrador sigue molestándonos con su obsesiva voz.

Volvemos al cuarto del niño, y de repente aparece una escena en la que al tipo del sombrero le está cayendo encima un líquido verde y asqueroso ¿Porqué? Nidea. Aparece otro de los goblins/trolls con la boca llena del líquido, con lo que descartamos, en teoría, que sea del cadáver de uno de los bichos. Y se explica que los goblins/trolls lo que hacen es alimentarse de carne humana… creo.  
 
Entonces aparece la madre, que parece que ha visto que la película tiene un 9% de puntuación en Rotten Tomatoes y aun no se ha estrenado Fantastic Four.
Y ahora preparaos para la locura… la madre le dice al niño que se vaya a dormir… y vemos que el viejo que estaba contando la historia… ha desaparecido…
WHAT?
No, lo digo en serio, no me lo invento. Resulta que el niño es el único que puede ver al viejo… El viejo era su abuelo, que murió hace mucho tiempo. y aquí me empiezo a dar cuenta de que está película es extraña, muuuy extraña. ¡Toma ya plot twist, y ni han pasado 5 minutos!


Al menos está siendo más divertida que The Room, eso no lo voy a negar.

La madre pasa a abrir otra puerta, para ver a una tía, su hija supongo, haciendo pesas mientras escucha más música genérica de la época. Por supuesto, IMPRESICINDIBLEMENTE la chica va en panties y camiseta corta, asi que yo aquí clamo al cielo: como alguien que ha llegado a vestir slips os digo que hacer ejercicio con el equivalente a un tanga que no deja nada a la imaginación es incomodísimo ¿A las tías no os incomoda?
Vale, que me desvío ¡Pero la peli también se desvía, ha empezado ella!
La madre sigue su patrulla, y baja, donde encontramos a su marido. Se ponen a hablar entre ellos, actuación pésima. Primera escena que baja el ritmo, afortunadamente no dura nada, porque en un plisplas ya hemos pasado al niño, que se acojona porque un adolescente estúpido (¿Hay alguno que no lo sea?) está haciendo el idiota enfrente de su ventana.

Resulta que el tío es el novio de la hermana, que ha traído una escalera y todo, y quiere follarse a la susodicha. Cabe decir que la escena se desarrolla a grito limpio, por si acaso los padres no ven la enorme escalera de mano plantada frente de su casa. Conversación de nada, y ¡En 5 segundos ya hemos pasado a otra escena! Como si la propia película se aburriese de si misma.
Es que yo hasta paso de narraros las escenas si no van a durar más que 20 putos segundos cada una.
Familia. Coche.  Adolescente buah buah buah. Actores intentar actuar.

Y ala, siguiente escena. El director decide añadir un par de fotos de un paisaje grabadas mal, para que quede claro que están haciendo un viaje. Suena música fol…Bueno, el niño tiene un sueño chungo, que no sé qué pasa.

Aparece el abuelo para avisar al niño de que den la vuelta atrás. No pasa nada si solo el chaval ve al abuelo, y todos los demás ven a un niño chalado hablando al aire, todo va normal, porque por lo menos hace algo y se entretiene. Seguiiiiiimos, seguimos, seguimos. Al final llegan a un pueblo que se llama Nilbog, que más tarde descubriremos que ¡Gasp! ¡Sorpressa! ¡En realidad es Goblin escrito al revés!

No he hablado mucho de la actuación, pero ya os aviso que todos son penosos. Desde la hermana insoportable, a la madre, que es un busto parlante que actúa como un profesor de universidad dando clase, o sea, aburrida y sin parar de mirar en todo momento el texto para decir exactamente lo que viene escrito en él. No hablemos tampoco de los decorados de hasta ahora, que tienen toda la pinta de ser o el bosque de al lado o la casa de uno de los amiguitos del director. No hay señas de mejoría.
Aparecen más “actores” cuando los protagonistas llegan a un pueblo de mala muerte. Se supone que los pueblerinos actúan porque tienen que dejar traslucir cierto ambiente de misterio e incomodidad, sin embargo esto es Troll 2 y ya sabemos a qué atenernos. Si ya el protagonista da mucho miedo per sé, cuando al niño le dice su abuelo imaginario que impida a su familia comer apenas expresa nada. Para demostrar su punto, el abuelo de un chasquido consigue detener el tiempo justo cuando todos estaban a punto de comer sus alimentos de plástico. ¿Por qué por qué no? Así que hay que evitar que todos coman la mierda esa, asi que el niño grita “I must do it”, se sube a una mesa, y…
Casi me siento sucio por sacar esta foto

Como os podréis imaginar, la familia no se va a comer la asquerosidad esa. Toma de relajación, el padre se lleva al niño este a hombros en una serie de tomas tomadas muy caricaturescamente, aceleradas sin venir a cuento, que te sacan (aun) más de la historia. El actor del padre apenas expresa nada, de no ser porque se pone a regañar al niño aunque sin pregutnar de donde ha sacado el niño los poderes de parar el tiempo para mearse en la madre que lo parió (literalmente) Después hay un par de tomas de juguetes escalofriantes, no sé a cuento de qué.

Al menos ahora la película ha aprendido un poco: hay cambio de escena, con la decencia de enseñarnos que pasamos ahora a una caravana en el bosque. Ahí tres estudiantes junto a la estrella de la peli están viendo en la televisión una película de un mono que vuela a base de cohetes en el culo (¿¿¿¿¿¿?????????) Pero como sus coleguillas van más drogados que Angelu después de ver “Seiko No Qwaser” entera, la estrella de la película, todo sensual con sus gafas de culo de vaso, sale de la caravana para fumar en la intimidad o algo así.
Cuando sale ve a una chica que va corriendo por ahí (la peli será cutre, pero no se toma descansos ni ná) y nuestra estrella la sigue sin avisar a nadie. De fondo juraría que suena la misma canción cutre de persecución del principio.

Yo no sé qué pensaréis de esto, pero una vez he escrito la escena, me he dado cuenta de lo perturbadora que es la situación. Un tío ve corriendo a una chica, sale corriendo tras ella… y la acaba pillando, tumbándose encima suya. Para rizar el rizo, hasta os paso un extracto de la conversación que tienen:
-Are you human?
-Yeah, Wannah see?

Asi que correremos un tupido velo, ejem…
 
No, que va. Esta peli es un poco machista, apenas cumple el test de Bechdel, y punto.
Pero que me enrollo.


La tía de pronto grita de miedo, y aparecen de nuevo las estrellas de la película, ¡Los trolls goblins! Por supuesto la tía le pide a la estrella de la película que lo proteja. Y al tío no se le ocurre más que pedirles educadamente a las criaturas que se vayan. Y al tío le “clavan” una lanza, y terminan teniendo que irse a una mansión que había por ahí que casualmente tenía las puertas abiertas. Digo “le clavan” porque en realidad el lanzamiento en cuestión es muy penoso, y se nota un huevo que en realidad la lanza no se ha clavado en ningún sitio, además de que entre toma y toma el paisaje y la situación cambia a horrores.

Como veréis hace ya unos minutos que el prota no aparece, y estos nuevos personajes no sabemos qué pintan ahora por aquí. Pero será mejor callarse porque ha aparecido otra de las estrellas del filme: Tu Peor ¿Pesadilla?
Aparece en la mansión una tía que sencillamente es acojonante, en serio. La actriz, seguramente en la mierda más profunda profesional, sabía que estaba en una peli más cutre que el nacer. Y decidió que si debía de despedirse del mundo del cine iba a hacerlo de la forma más exagerada, curte y sobreactuada que persona alguna hubiese visto sobre la faz de la Tierra.
Mirad esas horribles gafas, los dientes feos falsos, el acento arrastrado, la sonrisilla traviesa, los putos ojos como platos. Para los fans de la cutrez actoral, esta tía el El Dorado de las sobreactuaciones. Un aplauso.
Para seguir con esta gozada de escena, el personaje este le da de beber a la tía un potaje “saludable”(ni os preguntéis porqué acepta algo así, allá ella), y en cero coma la tía empieza a soltar estertores, muriéndose lentamente, con vistas a su sujetador incluidas. La tía grita, empieza a ser envuelta en un capullo de líquido verde asqueroso, y mientras tanto la estrella de la película lo mira todo con cara de embobado, impotente. La otra, la actriz sobreactuada, sonríe malignamente, revelándose como la villana de la película (noooo ¿En serio? ¡Plot twist!) y en la sala entran varios de los trolls goblins esos.

Y entonces la estrella de la película suelta una de las frases más estúpidamente geniales de la historia del cine

El tío que reacciona como si nada a todo lo que le pasa. Con el monologo asimismo como si no tuviese piernas. Tardando minutos de introspectivo análisis dialéctico en darse cuenta de su horrible destino. La mosca flotando en referencia a la metáfora de la cueva de Platón. La cara de estúpido mientras las gafas de culo de vaso se le empañan, todo mientras la villa suelta su risita sobreactuada y los trolls goblins devoran cruelmente a la tía. Si es que esta escena había nacido para volverse viral.
Ya os digo, merece la pena pasar por toda la cutrería anterior solo para legar a esta oda del despropósito hecha escena. Por una parte es una alegría, pero por la otra, una tristeza, porque sabemos que a partir de aquí la película solo puede ir hacia abajo (aun más)
Por alguna razón lo siguiente que vemos es a la hermana bailando frente a un espejo en una especie de montaje ochentero (que no se ilusione el público masculino, s’il vous plait) y se traumatiza porque se le aparece la cara del abuelo en el espejo. Espero que al final de toda esta… esto haya alguna explicación para estas apariciones, por cutre que sea.
Al día siguiente, la madre se queja de que en toda la casa tan solo hay leche, leche y leche. No se queje señora, que comer solo Krispies durante tres semanas no es tan mala opción. Es mejor que tomar Nesquik. Pero claro, la señora no lo tiene en cuenta porque la escena solo dura 5 segundos más.
Como ya sabéis, si vives en el campo, te enfrentas a largas y duras caminatas en pos de tiendas situadas convenientemente en el puto culo, que es lo que hace uno de los amigos de la estrella de la película. Cuando llega, se encuentra con más pueblerinos medio muertos que miran al vacío. Encima tiene la mala fortuna de que el tendero está mal de la jodida olla, por no hablar de que empieza a caminar tambaleándose por ahí. La escena es bastante extraña, tanto que no sabemos muy bien si sentir sobriedad o extrañeza. Nada nuevo por aquí.

A continuación aparece la villana con un pastel de nata verde. Así me doy cuenta de que con todo esto se me ha olvidado mencionaros uno de los fetiches de esta película: lo verde. Hay extraños zumos verdes, la mermelada es verde, la fruta es verde, las tartas son verdes… Hay una obsesión con lo verde que supuestamente está vinculada a los trolls goblins de la película, al motivo de fondo de todo esto. A lo mejor lo han explicado y yo no lo entendí, así que de momento tendré que imaginar que es la cosa verde es lo que convierte a los seres humanos en cosplays raros de Warwick Davis, y que la cosa verde la hizo un mago. Si acierto, me juego mi nula colección de juegos de Final Fantasy.
Podría lamentarme porque además vemos el cadáver de la estrella de la película convertido en un árbol humano, pero hacerlo sería típico, plano, soso y predecible. No me tentéis.

En fin, que volvemos al fin a la familia del niñato. Insisto de nuevo en que con tanta transición, el supuesto prota lleva sin aparecer más de 20 minutos. Cuando haces una serie esto está bien, porque luego puedes aprovechar el siguiente episodio para que el prota recupere protagonismo, y asi desarrollas personajes. Aquí estamos en una película, y no dejan de aparecer personajes que no nos importan mucho que acaban muriendo en cero coma, y tampoco es que el niño nos caiga muy bien, más bien nos provoca asco después del episodio del meado.
Como no tiene personalidad, el niño lo que hace es ponerse paranoico, y meterse en el pueblo usando un monopatín que incluso por la época debía de estar anticuado (¿Alguien los sigue usando? Curiosidad) Mientras la villana sobreactuada hace acto de presencia en la casa, con la tarta verde.

Sepáis que como lector de cómics no puedo pasar sin mencionar que todo esto no deja de recordarme a un cómic de los 4 Fantásticos donde el grupo iba a visitar un pueblo lleno de gente sospechosa que solo bebía leche de skrull bastardo, para transformar a todos los visitantes en más skrulls. No tiene nada que ver con toda esta historia, lo sé, pero todo esto me ha recordado tiempos más felices en los que no desperdiciaba mi vida viendo una película cutre para hacer una reseña que luego algún mamarracho pondrá a parir.

Ah, y también me recuerda a una de las cutres mini-series basadas en novelas de Stephen King ¿Estáis seguros de que todo esto no está sucediendo en Maine? Estáis a tiempo de cambiar de opinión, señores guionistas. Sé que han tenido que haber varios guionistas, las pelis más cutres extrañamente suelen tener dos o más personas tropezándose la una con la otra.

Tras este exabrupto, podemos volver a la trama. El chavalín llega a una casa ruinosa, deja su monopatín a un lado. La cámara por  alguna razón se centra unos cinco segundos en el monopatín abandonado. Vemos una misa de esas extrañas y ocultistas, con más sobreactuación y minusactuación para dorar los ojos de los fans de las carreras profesionales acabadas. Y al niño lo descubren como si nada. No negaré que dan más miedo que los trolls goblins de los trajes cutres.
Al niño lo quieren obligar a comer una cosa extraña que tiene pitna de ser un yogur caducado hace dos días, a la vez que los “actores” tienen elipsis inexplicables en las uqe se transforman en criaturas horribles. Cuando todo parece perdido, aparece el padre, pidiendo explicaciones:

-¿Qué le estáis haciendo a mi hijo?
-¡Le estábamos dando helado! (veridic answer)
-…
-¿Qué?
-Le estabais dando helado… mientras lo sujetabais… y cantabais siniestramente…
-Nos tomamos muy en serio la dieta en este pueblo
-…
-…
-¿Esa puta excusa os funciona alguna vez?
-¡Te respondería, pero resulta que ya han pasado 20 segundos, y se aproxima un cambio de escena!
-¡Ah, menos mal!¡Espero que no me matéis entre elipsis y elipsis!

Por supuesto, los pueblerinos les dejan subirse a un coche, para encontrarse con la caravana de los adolescentes. Resulta que uno de los susodichos es el novio del principio de la película, que yo juraría que ha cambiado de actor.
¡Cambio! Ahora tenemos al estúpido adolescente de antes, el que está ya muerto no, el que está a punto de morir, que se encuentra con que el segundo no está en realidad muerto, más bien un poco jodidamente plantado, a la mala manera, en una maceta y todo. Sorprendentemente, en cuanto le dejan hablar… la estrella de la película sigue hablando como si nada hubiese pasado, como si estuviese a punto de entrar en las clases de la tarde y no a merced de una villana temible capaz de devorarle.
Súbitamente aparece la villana con cara de pocos amigos, que de un tortazo se libra del adolescente-a-punto-de-morir. Disgustada, advierte al otro adolescente, al plantado, de que va a recibir un castigo por haber intentado escapar. Saca de la nada una motosierra y empieza a talar el pene del estudiante, mientras este último se descojona muerto de gusto, con el sonido de fondo de un batido lleno de líquido verde empezando a funcionar. Al menos ya han demostrado en una escena más emociones que Tommy Wiseau en toda The Room.
Entretanto, la madre del  niñato está en la típica fiesta folk cutre de rigor, rodeada de habitantes. La situación es creepy, claro, yo prefería cuando se dedicaban a canturrear siniestramente en plan secta, que era mucho menos perturbador. Entonces aparecen como de lanada los trolls goblins feos, con la intención de cargarse al niño.
¿Está todo perdido para nuestro anticarismático personaje principal? ¡No! Justo cuando todo parece perdido, aparece el abuelo armado con un hacha, y le corta el brazo a la criatura. El bicho grita, huye, y la villana estrafalaria se pone a gritar de dolor al ver que ella también ha perdido su propio brazo, aunque no sé porqué ¿Por qué debería sentir dolor por los bichos estos? Son parte de ella? ¿Cómo? A ver, sé que tener hijos con alguien feo y omnisciente puede ser traumático, pero a mí no se me ocurre qué hombre adulto puede generar unos bichos llenos de maquillaje feo y máscaras falsas. Johnny Deep, quizás.
Y aun con todo, a mí me gustaría que mi amigo imaginario hubiese hecho cosas así.

Sin embargo, para la villana esto no es un problema, ya que en cero coma se ha generado otro brazo por no sé que de fuente mágica que va a funcionar como una especie de Deus Ex Machina a lo largo de la "historia".
Y no olvidemos que mientras el resto de la familia se encuentra en la fiesta de música country, a punto de comer la tarta rara verde, así que para impedir que los pérfidos goblins ejecuten sus planes, el abuelo aparece con un extintor y una botella con la clara intención de hacer un cóctel molotov para matar a su propia familia,, así aprenderán esos cabrones. Pero como aun queda media hora de duración, a los dos les pilla in fraganti  el cura e la secta de antes. Cual exorcista cualquiera intenta desterrar al abuelo, hasta que en el último momento suena un grito, aparece una obvia foto mal hecha de un relámpago, suena un efecto cutre, y la botella estalla, con lo que el cura empieza a arder en llamas en menos de lo que canta un gallo.
Tampoco entiendo porqué los villanos dan tantos rodeos. Si quieren que los padres coman la tarta rara, de acuerdo. Pero también sería más fácil apresarles entre todos, y obligarlos a la fuerza comer la tarta, o meter los ingredientes en la comida de su nevera. ¿Por qué no? ¿Por qué en su lugar tenemos música country? ¿Porqué?

Toda la fiesta para, sobresaltada por el “relámpago”, y porque el cura lo ha dejado todo hecho un fistro, muriendo con el estertor más penoso que he oído en mi vida. Cuando todos acuden al lugar, vemso que el cadáver del cura era en realidad un ¡Gasp! ¡Un troll goblin! ¡Plot twist!
Ya no suena música country, solo música chusta tecno, la tensión se masca en el ambiente “He was one of us, and you killed him!”, a lo que los pueblerinos se limitan de momento a lanzarles miradas. Ya podéis imaginaros que aquí inserto el chistecillo de que si las miradas y tal, pero es que aquí no vale ni la puta pena, por lo cutre de la escena (como siempre) Como para variar no hacen nada a los protagonistas les da tiempo de meterse en el coche en la casa
Por la noche (insertemos mierda simbólica con la villana, y algún insulto por ahí, y algún “y” y algún “que” y algún “WTF?”) todo el vecindario está asediando la casa, en el sentido más amplio de “rodear” y de “vecindario”.  
En este punto, si alguno tiene buena memoria recordará que junto al novio de la adolescente habían venido otros tres colegas. Uno era la estrella de la película, que andará a estas alturas sin pene convertido en un árbol humano. El otro, murió por sobredosis de leche. Si no nos fallan las cuentas nos queda otro por morir, sí.* El método elegido para sacarlo de la caravana es usando un poco de maíz metafórico, música erótica,  y un final incierto con palomitas estallando por todos lados. No bromeo. Luego a la gente le parece que lo más extraño aquí son los caretos de los trolls goblins estos.
Simbolismo
 (*Mentira cochina, cuando vuelve a aparecer la mala, el tío sigue vivito y coleando, inundado por miles de palomitas. Buuuuuuuuuuuu)


 Hablando de extraños, ahora la familia está haciendo un poco de ouija para invocar de vuelta al ¿fantasma? Del abuelo. Obviamente el abuelo hace acto de aparición para avisar a Joshue (el niñato) de que solo tiene diez minutos antes de que se acabe la película. Con un resplandor el niño desaparece, para dejar que de inmediato irrumpan en la casa más de los bichos feos a través de su método favorito: rompiendo cristales. 

Joshua ha ido a parar a la cueva de la tía mala, para darse de bruces con otro de los trolls goblins feos, pero de nuevo le salva el culo el abuelo en el último momento, que es que parece que se había ido al departamento de guiones para preguntar si era un fantasma o de veras existía o qué coño, cuando de repente se dio cuenta de que dicho departamento no existía y había sido engañado alguno de esos malditos capitalistas er, trolls, er, goblins

El abuelo le enseña al niño la fuente mágica de los trolls goblins, que en realidad es de lo más simple y vulgar: un hueco entre dos paredes del que sale un poco de humo. Entiendo que a estas alturas los productores se habían gastado todo el presupuesto en las dramáticas, ejem, escenas de acción de la casa, pero ¿Era mucho pedir algo más? Yo que sé. No soy experto. Pero haber puesto una caldera, que queda más elegante. O un libro lleno de palabrejas raras. O incluso a la estrella de la película figurando ahí entre las paredes. ESO habría sido jodidamente divertido.
La película, obviamente, inserta ente medias escenas con los trolls goblins intentando darles el susto a los protas, con un poco de música de horror y tensión y todo, pero el problema es que, bueno, los putos trolls goblins no dan miedo, claro. Ni una pizca. De hecho, hay un momento en el que aparecen todos en fila con sus palitos, y a uno le resulta muy difícil no atragantarse de la risa imaginándose al director diciéndole a los pobres actores que posen con sus horribles máscaras mientras intentan hacer sonidos de cerdito gruñón. No me extraña que en pocos momentos veamos a los padres y a los trolls goblins coincidiendo, porque estoy seguro de que el reparto estaría muriéndose de la risa a medida que rodaban las escenas una y otra vez.
Justo cuando tienen “arrinconados” a los asquerosos humanos, la villana suelta un grito estrafalario, y todos los trolls goblins desaparecen entre corte de escena y corte de escena. El abuelo y Joshua están ahora delante del foso metafórico, solo que ¡El abuelo desaparece! ¡Y ahora la villana ha pillado al niñato con las manos en la masa! ¡Plot twist!
Entre ella y los trolls goblins lo capturan, a punto para que se coma el potingue verde de las narices. Todo (de nuevo) parece perdido, pero el niño salva la situación de la forma ma´s estrafalaria posible: comiéndose una hamburguesa. Como la visión de la comida basura es demasiado horrible incluso para los ojos no humanos, todos se apartan, horrorizados por el espectáculo, oportunidad aprovechada por el niño para ponerse justo de nuevo en la brecha esa metafórica. De paso la familia de alguna manera ha conseguido averiguar como llegar hasta ahí.
“¡Poned las manos en la pared y usad el poder de la bondad para destruir a los trolls goblins!”. A medida que cierran los ojos y fruncen el ceño, todos los trolls goblins sufren “convulsiones” y van palmándola, mientras la villana empieza a escupir sangre verde y les maldice, justo antes de que todos mueran. Para que luego Angelu se queje de Fairy Tail.
Vuelta a la normalidad, todos han vuelto a sus casas. ¿Todos? ¡No! Porque a los pocos segundos Joshua empieza a escuchar unos susurros siniestros saliendo de la nada. Oye, yo oigo ruidos siniestros y llamo a la policía mientras me pongo a chillar, pero aquí el chaval sale de su cuarto preguntando pro su madre, eso sí que es estupidez y lo demás son tonterías. Y lo mío algo vergonzoso, lo sé.



Así que la película acaba con unos trolls goblins salidos de la nada que están comiéndose el cadáver verde de su madre ¡Fin!


Ay, ¡Por dónde empezar a poner a parir esto?

Cámaras
Un desastre, un absoluto desastre. No tengo ni idea del tema, pero no creo que cambair escenas cada dos putos segundos sea un buen síntoma. Luego hay cada dos por tres tomas muy extrañas, que se centran en cuadros, juguetes o comida, que no aportan nada a la historia, y sobraban bastante, por no hablar de lo malas que se vuelven las escenas cuando están rodando persecuciones, porque todo son cabeceos de la cámara muy confusos hacia caras de trolls goblins feos.
Actores
Otro desastre. Ya os he dicho que el padre no actúa bien, el abuelo a veces aparece cual mendigo, la adolescente se tira con cara de embobada toda la peli, la villana tiene sencilamente “mucha personalidad”, y el niñato es insufrible desde la primerísima escena. No hay más que ver la escena cumbre con la estrella de la película para saber que nos encontramos con una de esas delicatesen que tanto aprecian algunos
Mención aparte merecen los trolls goblins. En todo momento se nota que apenas tenían a seis tíos para rodar las escenas, pero la película ni se esfuerza en intentar disimularlo. En todo momento nso encontramos una y otra vez con las mismas máscaras, con los mismos tíos, iendo y viniendo por aquí y por allá. N isiqueira se salvan en la parte de actuar, cuando los vemos comer no se esfuerzan en intentar aparentar que se llevan algo a la boca, y cuando tienen que hacer gestos parecen auténticos tertapléjicos haciendo sombras chinescas.
Maquillaje
O sea ¿Tengo que explicarme aquí? Cualquiera que vea imágenes de Troll 2 en google verá lo falsísimas que son las máscaras que usan los trolls goblins, siempre con cero capacidad interpretativa. Precisamente en la escena del final, cuando uno de los monstruitos le habla al protagonista apenas lo vemos mover los labios mientras suena el diálogo… aparte de que los trajes en sí, son simples sacos mal remendados y disimulados. Y esto porque no me ha dado por hablar de los diferentes maquillajes que van pasando por la cara de la villana a lo largo del filme, todos ellos cutremente realizados, y casi más falsos que las caretas.
Efectos especiales
En un par de escenas “clave” suena un efecto cutre, más una foto mal hecha. No me quejaría… si no resultase que usan la misma foto una y otra y otra vez. El resto de “efectos especiales” son sencillamente de traca.
Guión
Ni pies ni cabeza. No se explica que hay en el potingue verde aparte de simbolismo pretencioso. Los personajes actúan según unas líneas delirantes. La trama tiene más agujeros que un queso Gruyére. Aparecen personajes que ni van ni vienen. Los cambios de escena son caóticos y confusos.  Hay Deus Ex Machina por todas partes. El guión es muy tramposo. El juego meta falla estrepitosamente. Los giros de guión son obvios a más no poder. Y etc etc

Veredicto
Ya sabéis que desde que Pedales me retó a ver The Room y comentarla, no soy muy fan de estas películas cutres del demonio. Mayoritariamente me aburren y enervan. Pero a esta película, con toda su cutrez, al menso le admito que intenta desesperadamente aferrarse al premio de oro a peor película de la historia, sea como sea. No encuentro nada positivo que alguien quiera comentar, más allá del obvio y fallido mensaje ecológico que el director intenta hacernos tragar por la garganta. Pero oye, si un día no estás solo, os aburrís, y queréis echaros unas risas a costa de algo, os puedo asegurar que sin duda esta película cumple con creces su objetivo, y que al menos os dará para semanas y semanas de anécdotas horribles que tendrán que ver con líquidos asquerosos, actores excéntricos, tomas confusas y enanos horribles enfundados en sacos pulgosos. Yo que sé. Conozco formas peores de malgastar un fin de semana.



King Garrac

2 sandeces:

McFadyen Sara dijo...

Casi que mejor que no lo hubiese leído entero... xD

Mr. Angelu dijo...

Veo que toda la película está a la altura del meme. Mis dieces.

Publicar un comentario

¿Algo que objetar?

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...