Xanobot informa

El E3 está bien, pero no entiendo el coñazo que dáis con ello.

Más microentradas

31/8/16

Divina Xanada; Canto X; THE END

 --MUERTE--

Mientras atravesábamos el portón,
dejamos atrás el célebre letrero
"Oh vosotros los que entráis,

abandonad toda esperanza"
"¡Cómeme los huevos!" gritó Cleon.
"Garrac estuvo aquí" profanó el susodicho.

Se nos mostró delante de los ojos
Alguien que, hace años, creí muerto.
Cuando vimos a aquel en ese desierto

"¡Maestro Bruno!" -Pedales le gritó-
"Muerto te hacía, ¿cómo es posible?"
Nos dijo: "Muerto no soy, vivo tampoco


Pues como sanador supremo que soy

A forma incorpórea yo evolucioné"
"Fascinante" exclamó entonces Pedales

Groening, sin más, afirmó en ese instante
"Os guiaré por esta inhóspita tierra"
Mas nosotros negamos firmemente

"No, si ya nos íbamos para casa"

Y abandonando al profeta, partimos.
Y allí, casi al principio de la cuesta,

Similar a un cantante de glam metal,
Una onza veloz y de piel moteada;
Que de delante no se nos quitaba,

Mas de tal modo nos cortaba el paso,
Que los cojones ya nos había inflado.
Entonces se alzaba un nuevo día,

Y el sol alzaba al par que las estrellas
Y junto a él una gran humareda,
Unido con un aroma a panceta,

Así es que no auguraba nada malo
De aquella fiera de la piel manchada
La hora del día y la dulce chistorra;

Mas no tal que terror no produjese
La imagen de un león a la parrilla.
Tal la bestia sació nuestro apetito,

Que pesadamente continuamos.
Y ya merendados ascendíamos.
Repuesta la fatiga, echamos pa’lante,

Tiramos millas por la yerma loma,
Siempre procurando no ahostiarnos.
Y como quien con aliento anhelante,

Ya salido del piélago a la orilla,
Se vuelve y mira al agua peligrosa,
Tal nuestro ánimo, hastiado todavía,

Se volvió por mirar de nuevo el sitio
Que a los que viven traspasar no deja.
Entonces se calmó aquél miedo un poco,

Que al lago del alma habíamos entrado
La noche que pasamos acojonados.
Mas habiendo atravesado aquél portal,

Allí donde aquél valle terminaba
Que el esfínter dilatóme aterrado,
Hacia lo alto miré, y vi que en su cima

Ya vestían los rayos del planeta
Que lleva recto por cualquier camino.
A mitad del camino de la vida,

En una selva oscura nos encontrábamos
Porque nuestra ruta habíamos extraviado.
¡Cuán dura cosa es decir cuál era

Esta salvaje selva, áspera y fuerte,
Y abarrotada de putos mosquitos!
Es tan jodida casi cual la muerte;

Mas por tratar del bien que encontramos,
De otras putadas varias no hablaremos.
Hallamos el final de la cruel jungla,

ascendimos llenos de picaduras 
por la estrecha senda de la vida.
Salimos agotados en la Xanocueva,

y partió cada redactor a una dirección.
Algunos a su hogar, otros al bar,
pero Angelu subió a su despacho.

Desbloqueó pesadamente la cerradura,
abrió la puerta y se arrastró a su silla.
Miró fijamente por la ventana.

Observó todo exactamente igual
que como lo había dejado, y sobresaltado
exclamó entonces "¡Coño, nos hemos dejado a Billy!".

Así fueron las cosas y así 
se las he narrado. Les ha hablado
El Cabro, y les deseo buenas noches.


0 sandeces:

Publicar un comentario

¿Algo que objetar?

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...