Xanobot informa

Pokémon GO en pleno 2017. Big fucking news, amigos.

Más microentradas

6/12/14

El cretino universitario

La vida tiene CLARAMENTE un objetivo: ser superior al resto de tus congéneres. A lo largo de la Historia, ésto se ha entendido de distintas maneras: ser el que más caza, el más fuerte, el que más tierras tiene, o el que más capacidad atesora para legislar a sus gentes. Con el TRISTÍSIMO afeminamiento de la sociedad, la búsqueda de esta sensación de poder ha ido dejando más de lado lo físico para acercarse a lo intangible, hasta alcanzar nuestros días, donde se entiende el ser superior como ser el que más conocimiento aglutina. Ojo, no ser un sabio. Ser "un tipo con cabeza". No hace falta ni serlo realmente, sino aparentarlo. Es lo bueno de lo intangible, no exige pruebas de su estancia en este mundo. Pero por desgracia, lo que no podemos ver, oler, follcomer, nos pone nerviosos, por lo que necesitamos un símbolo para contrastar su existencia: en el caso del conocimiento, las notas.

¿Y a dónde llevan las notas? A la Universidad. Si usted es un tipo ávido de progresar en este mundo, seguramente esa sea la meta. No importa que haya habido que copiar, marrullar o pagar por llegar: mis notas dicen que soy apto para estar aquí. No importa si ha estado pertrechado en su casa, enterrado bajo libros y webs, sin ver la luz del sol, jodido porque otros con menos sacaban mejores notas, pero ha ido sobreviviendo, enhorabuena: ha cumplido su objetivo. Ya puede descansar. Ya puede convertirse en un cretino universitario.

Desde que se fundó la Universidad de Salamanca, ha habido a lo largo del tiempo dos tipos de estudiantes en estos templos del conocimiento: las "ratas de biblioteca" y los "tiraos del césped". Para unos su carrera es una enfermedad que sólo puede curase encerrándose un mínimo de nueve meses en casa/en la biblioteca viviendo única y exclusivamente para el siguiente examen. Para los otros, es el fin, es la prueba irrefutable de que, tal como sospechaban, son superiores, no necesitan más porque han cumplido y ya no tienen por qué forzar la máquina. A los primeros hoy vamos a dejarles porque bastante tienen con lo que tienen y seguramente no llegarían a leer nada que les dijera hasta verano. También hay un grupo, los que menos, que se encuentran en una zona de equilibrio entre ambos sectores, pero que no vamos a dedicarles ni unas palabras porque quedrase en un punto medio no vale ni para tomar por culo. Vamos a dedicarnos a los VIVIDORES del saber.

Aunque parezca extraño, los caminos para llegar a la universidad no tienen por qué marcar qué camino se va a seguir llegado a este lugar: alguien que era una rata de biblioteca puede pasar a ser un tirao y viceversa. Con la nueva sociedad de Internet y de la individualidad dentro del colectivo, el 'tirao' ha dado lugar a un subtipo que prolifera en el sistema universitario como la peste.



Una forma de detectar a un posible especimen se la debemos a la megalomanía made in Internet: en la red el gran canon estético del "putoamismo" (para la gente con un exacerbado concepto de sí misma) es el hispter. Ya saben: barbas, gafas de pasta enormes, ropa de abuelo, camisas de cuadros, peinados imposibles... si la ideología del cretino tiende hacia la derecha, también puede vestir con un polo y pantalones piratas, y si tiende a la izquierda, ropa de estética "hippie" y muchos tatuajes/piercings. Ninguno de estos dos estilos excluyen a las características generales del hipster (sí, si ves a una chavala con un poncho y gafas de pasta, seguramente sea una cretina universitaria) Visten así independientemente de la temperatura ambiental, porque no es simplemente cubrirse de tela para soportar las condiciones del exterior y/o no importunar a las mentes más castas y puras, sino que se trata de otra forma de marcar su posición en la sociedad. Otro nexo entre el hipster y el cretino universitario es el uso de las redes sociales.

El cretino universitario varía respecto al clásico 'tirao' en que amplifica su radio de acción: el césped del campus ya no es su principal lugar de operaciones, sino que ahora lo es cualquier lugar lejos de un profesor. Gracias al enorme ego que ha despertado en nosotros La Enredadera, el cretino universitario se ve movido a estudiar aquella carrera que cree que refleja el concepto que tiene de sí mismo; así, los que se las dan de leídos y cultos tirarán hacia las letras, los que se creen con una fuerte conciencia social se lanzan a por el Derecho, Historia o las Ciencias Políticas; los que se creen unos superdotados van a por la informática o la Química, los que van de hippies por la Biología, los que se creen inestables a Psicología... Lo que les diferencia de la gente que estudia su carrera por vocación o por interés es que para ellos lo importante no es "ser", sino "estar". No es ESTUDIAR Derecho, sino DECIR QUE ESTÁS ESTUDIANDO Derecho. Ésto también les diferencia de los "niños de papá", generalmente estudiantes de Economía o Ingeniería Industrial y, en menor medida, también los hay en Informática; aquella gente que pese a vivir la vida en el campus como los cretinos universitarios, ellos si necesitan su título con urgencia para optar al puesto en la empresa del conocido de turno; éstos normalmente acaban, antes o después, en la educación privada, el área del cretino universitario es exclusivamente la educación pública. Esa identificación del cretino con su carrera le lleva a sumar a su sentimiento de superioridad (confundido con sensación de libertad) un sentimiento de identificación con sus estudios que le lleva a menospreciar cualquier otra carrera. Soy el mejor, ergo estudio lo mejor.

Este ser, en una muestra de la buena dirección que lleva su autovía a la vida adulta, no considera suficiente las (cada vez más) puto caras matrículas para tener el culo pegado al asiento al menos para aparentar; se acerca al aula el tiempo justo y necesario para advertir a sus amigos cretinos de su presencia y hacerse una foto todos para celebrar su reunión o tener una excusa para tuitear lo aburrida que le parece la clase; y pasa el resto de sus horas lectivas de "la uni"* engullendo y hablando en la cafetería de la "facul"*, en su casa si sus padres trabajan o directamente en la puta calle, o, por supuesto, EN EL CÉSPED DE LA FACULTAD QUE TE SONRIE PORQUE OFRECE OPORTUNIDADES INFINITAS DE DIVERSIÓN POR LAS QUE VALE PAGAR LO QUE HAGA FALTA, para después seguir ingiriendo alimentos ("echar unas cerves"*) y berreando con "los de la uni"* en un 100 Montaditos o similar, para llegar a casa y subir a Twitter (Tuenti y Facebook quedaron atrás, no están a su nivel) la foto que se ha hecho en clase al grito de "Esos (introduzca adjetivo de la carrera en cuestión (biólogos, juristas, matemáticos...))!!!!!" La distinción de "los de la uni" es una pieza clave para distinguir a un potencial cretino universitario: es esa gente de su clase con la que quedan alrededor de unos botellines para regodearse en el sentimiento de superioridad que les crea ser universitarios y no hacer ni el puto huevo, algo para lo que obviamente no sirve alguien ajeno a su carrera, su curso, o a la enseñanza universitaria. Sólo hay una manera de que el cretino universitario pase un mínimo aceptable de horas entre las cuatro paredes de la clase: la presencia de su amor platónico, generalmente otro cretino. La asignatura no es la cuestión, es echar fichas al objetivo.

*Jerga especial de cretinos universitarios

Como ya hemos dicho, nadie está a salvo de ser un cretino universitario. Usted podría estar a punto de serlo. Puede que incluso aunque no estudie en la Universidad se sienta identificado en ciertos comportamientos aquí descritos: si es así, no se crea, usted sigue siendo un cretino, le diferenciaremos con el término "Capullo". Es un drama que cada vez afecta más al sistema educativo de ésta nuestra Gloriosa Nación, llenándolo de gente inmadura con un inmerecido sentimiento de superioridad que cree celebrar con sus maneras y sus ritos el estar por encima de los no-privilegiados cuando en realidad puede que estén brindando porque con "estar" habrán tocado techo en su vida, y ya todo vendrá cuesta abajo. Hazlo por ti. Hazlo por La Xanocueva. NO TE CONVIERTAS EN UN CRETINO.


3 sandeces:

Mr. Angelu dijo...

A fe que no lo haré. Total, a lo máximo que puedo aspirar ahora mismo es a "capullo", y eso no pinta tan grave.

peter_traicer dijo...

Wow, me encanto, he de decir la verdad, yo era un cretino universitario hace 2 años.
Me sali de la U al entender que no podia seguir ese camino (aunque nunca reflexionando en esto) Y ahora gracias a ustedes me averguenzo de haberlo sido. En serio. Es realmente desagradable reconocerse en esto.

Ahora puedo reconocer al monton de cretinos universitarios que me rodean, y en cierta manera, sentir lastima al antes ser como ellos.

Fénix A. j. dijo...

Pues lo que soy yo, me he identificado más con las ratas de biblioteca que con el cretino universitario, salvo quizá en un punto.

Publicar un comentario

¿Algo que objetar?

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...