Xanobot informa

Err... ¿Esto está encendido?

Más microentradas

1/6/14

Mierdas más irritantes que la voz de Agumon en castellano 2: El Retorno


El grandísimo y todopoderoso ego que tengo me ha obligado una vez más a hacer una entrada sobre chorradas que odio, prometiéndome a cambio gominolas de colores marca Hacendado, así que allé vamos.

Mi temprano alzhéimer:

Como quien dice, tengo memoria de pez, y lo detesto. Quizás se deba a un desconocido déficit de atención, un absoluto desinterés por todo lo ajeno a mi esquizofrenia o quizás servidor sea rematadamente estúpido, pero el caso es que el 90% de los datos que recaudan mis sistemas cognitivos, salen inmediatamente por el extremo opuesto de los mismos, lo cual no siempre es malo, dado que tengo una capacidad increíble para olvidar malas pasadas o simplemente cosas irrelevantes para mi día a día, pero supone una gran putada a la hora de intentar recordar hechos importantes (¿Me he dejado el horno encendido? ¿Cuál era la dirección de la pizzería? ¿Hoy he quedado con alguien? ¿Qué me acaba de decir este soplagaitas? ¿Qué era eso de vital importancia que tenía que hacer hoy? ¿Me he dejado el horno encendido? ¿Qué estaba buscando? ¡Ah, sí, las llaves! [...] ¿Qué estaba buscando? ¿Cómo se llegaba a mi casa?).

¡Maldición, si a veces me pasa incluso hablando! ¡Mi cerebro se reinicia y proceso lo que voy a decir a velocidad Internet Explorer! ¡Y eso cuando no olvido palabras de forma gratuita, siendo capaz de soltar únicamente balbuceos por esta boquita que Lucifer me ha dado!

El doble rasero moral sobre las preferencias ajenas:

Aka: Respeta mi opinión, pero la tuya es mierda.
Estos especímenes me fascinan. Generalmente, no sólo tratan de imponerte sus gustos a las bravas, sino que, en cuanto notan en ti una opinión divergente a la suya, comienza el espectáculo. Chillan, patalean, tratan de ridiculizarte, te critican sin fundamento, etcétera. Me han llegado a soltar frases del tipo "Ha tenido los cojones de meterse con [Introduzca chorrada que no me gusta], sabiendo que la idolatro". ¿Y qué? ¿Eres Dios, o algo así? ¿Tu palabra es la verdad absoluta? Porque, que yo sepa, no eres nadie. Un mero grano de arena en mitad del desierto que es la sociedad. Que tu opinión vale lo mismo que la mía, vamos. Ni más, ni menos. Y no tienes que encabronarte por ello, simplemente asumirlo.

Y me diréis "Pero Mr. Angelu, tú haces eso en el blog y..." ¡¡ALTO!! ¡No digas más! ¡Estás en el más absoluto error! Yo simplemente critico cosas que no me gustan. Unas veces con más argumentos que otras, pero viene siendo dar mi opinión sobre algo. La diferencia viene en que, primero, nunca insulto a los fans de lo que critico, y segundo, no trato de imponer mis gustos a los demás ni me ofendo cuando alguien crucifica algo que idolatro.

En serio, no comprendo qué ganan con ponerse así sólo porque a uno no le gusta algo que al otro sí. ¿Qué vas a ganar defendiéndolo como si hubiera asesinado a tu familia y violado a tu perro? ¿Que venga el director de la obra y te haga una felación? 

Este artículo refleja muy bien lo que yo trato de exponer vagamente.

 Las tablets/Ipads:

Como siempre dice Orgem, Apple es el rey del márketing. Han logrado crear en la sociedad la necesidad imperiosa de tener algo que no sirve para nada y, por supuesto, no necesitan para nada. Al fin y al cabo, una tablet es un móvil grandote que no puede llamar.

La interfaz de Blogger:

Estúpido Blogger... Cuando no me da errores de publicación, me cambia el diseño. Cuando no, no me deja subir imágenes. Y cuando está juguetón, me borra los vídeos de YouTube mientras los voy colocando, publicando una entreda con la mitad del contenido multimedia programado, y un larguísimo etcétera de entradas desaparecidas, comentarios catapultados y pequeñas putaditas que conforman una relación de amor-odio con este medio gratuito.

Yo imagino a Blogger como el típico padre alcohólico que al llegar a casa descarga su desdicha maltratando a sus hijos.

Los apagones:

Vivo en un pueblecito rural, más concretamente al pie de la montaña. Preciosísimo, sí, y con unas vistas muy chulas, pero a la hora de vivir en sociedad, es un infierno. Internet, sea por Wi-fi o por cable, va lentísimo. Hay problemas de comunicación telefónica y antena debido, supongo, a los factores climáticos y/o del terreno, el transporte público da asco y, lo más importante, sufro apagones cada dos por tres. Frustrante. Especialmente cuando estás trabajando en un proyecto, de la importancia que sea, pero con mucho esfuerzo por delante, y se va la luz cuando estás terminando, por supuesto, sin haberlo guardado.

Las misiones de robar huevos en el Monster Hunter:

Me limitaré a decir:



 Las personas dependientes:

Soy un tipo muy independiente. Generalmente paso de todo y todos casi tanto como de comer estiércol. Por eso, odio los chats, el Whatsapp y cualquier cosa que permita a otros seres interactuar conmigo más tiempo del necesario. Por ende, el tipo de gente que no me deja ni a sol ni a sombra, que me habla a todas horas o que está siempre dándome por culo con paranoias del palo "No me has llamado hoy, ¿me odias?" "Hace mucho que no quedamos, ¿me odias?" "Ayer no me saludaste, ¿me odias?" se me hace muy cargante. Por no hablar de los que van siempre deprimidos POR TODO, teniendo que hacer yo, intentando parecer un buen amigo, de psicólogo.

Si no te he llamado es porque simplemente me gusta disfrutar el tiempo que estoy sólo prestandome atención a mí mismo y a mis caprichos estúpidos. Si hace tiempo que no quedamos es porque quedo con quien tiene interés en quedar conmigo. Si tanto me echas de menos, ya me habrías propuesto planes hace tiempo. Si no te he saludado es porque probablemente voy en una dimensión paralela en la que aún estoy durmiendo plácidamente, y así. ¿Que soy antisocial? Tal vez. ¿Que voy demasiado a mi bola? ¿Y qué? Admito que tengo mis defectos, pero allá cada cual con su modo de vida. Pues anda que si me pongo a quejarme de los defectos ajenos...

Too long, don't read:

Por todos es sabido, mis queridos perillanes, que en este blog siempre tratamos de hacer la lectura de nuestros artículos amena y entretenida. En más de una ocasión me he dado cuenta de que, por media general, dichos artículos son breves y concisos, lo cual no es malo, pero cuando uno decide irse por las ramas y escribir una entrada un tanto más larga, documentada y por ende, entretenida, en seguida salta alguno con el típico "tío, te has pasado, es muy largo y da pereza leerlo". ¡Pero vamos a ver, señores! ¡Esto es un blog! ¡Si no has venido a leer, ¿a qué puñetas vienes?!

El exceso de ganas y falta de inspiración:

Odio querer hacer algo, véase dibujar o escribir, y no estar nada inspirado, creando un verdadero crimen contra la naturaleza. Al igual que odio estar inspirado y tener una pereza muy superior a los 9000 megatones de energía que me impide hacer nada productivo. Como el final de esta entrada.

 
Mr. Angelu

5 sandeces:

Capitán Pedales dijo...

INFORMACIÓN, NO OPINIÓN: Cuando Angelu dice "Especialmente cuando estás trabajando en un proyecto, de la importancia que sea, pero con mucho esfuerzo por delante, se refiere a que nunca le ha pasado con un trabajo académico, pero si en una importante disputa online por el control de algún lugar virtual.

Mr. Angelu dijo...

Entre otras cosas, sí.

Arkanfunkel dijo...

El último punto, el de falta de inspiración, es el que más sufro, a diario incluso.

iago gimenez ruiz dijo...

@Arkanfunkelme pasa lo mismo en las misiones de robar huevos del monster hunter, cada vez se cae el huevo por culpa de algun bicho retrasado (ya sea un genprey velociprey o loprey, me da lo mismo), me dan unas ganas tremendas de enviar un huevo de khezu a las oficinas de capcom a ver si se rien un poco

Mr. Angelu dijo...

[Arkan]
Es irritación anal personificada.

[Iago]
Sobre todo cuando estás a dos pasos del campamento. Dan ganas de usar la PSP de frisbie.

Publicar un comentario

¿Algo que objetar?

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...