Xanobot informa

Vaya, nuestro Neuro de saldo se ha ofendido porque ha aparecido un Mr. Angelu de saldo.

Más microentradas

24/12/12

El Hobbit

[ESTA RESEÑA ES UN GIGANTESCO Y EXHAUSTIVO SPOILER DE LA PELÍCULA Y DEL LIBRO, POR LO QUE SI NO QUIERES QUE TE JODA NADA...¡HUYE, INSENSATO!]

Lo primero que hay que decir es que si esperabas encontrarte con una parte más del Señor de los Anillos, MAL. Para el que no esté muy puesto en el mundo de Tolkien, antes de cagarse en la madre debe saber que El Hobbit está concebida como una historia para niños, por lo que toda idea de una "continuación" de lo visto anteriormente en El Señor de los Anillos, mucho más oscura y épica esta última, ha de desaparecer de tu cabeza. Dicho esto, empezamos:

Comenzaré señalando la alta fidelidad a lo contado en el libro, por lo que El Hobbit seguramente acabe atrayendo más a quien se ha leído previamente la historia que a quien no haya experimentado semejante delicia. "Es que son tres películas...de un libro más corto que los anteriores...no sé cómo lo va a alargar Peter Jackson..." Oc, tío, oc. Efectivamente, parece que el ritmo lento del inicio viene arrastrado por la (innecesaria) división de la historia en tres partes, pero también el bueno de Peter ha sabido aprovecharse de la fiel adaptación: las canciones, los continuos planos de los bastos vastos bvastos paisajes recorridos por los personajes -recordemos que en el libro Tolkien se ceba a describir todos y cada uno de los recovecos de la Tierra Media- y escenas que pueden comprimirse, como Gollum y Bilbo jugando a las adivinanzas, serían totalmente prescindibles en una única película, pero ya que el dinero ha decidido de qué forma debe tratarse el relato, al menos se aprovecha para explayarse a la hora de identificarnos más con lo leído.

Todo empieza muy cogido por los pelos -tanto en el libro como en la película, si no recuerdo mal-:

GANDALF-¡Hey, Bilbo, vente conmigo de aventuras!

BILBO-¿QUIÉN ES USTED Y QUÉ HACE AQUÍ?

G-¡Soy yo, Gandalf! ¿No te acuerdas de mí?

B-¿Uno de tantos feriantes que venían aquí para en las fiestas para entretener a los niños?

G-¡Exacto! Resulta que además de ir tirando fuegos artificiales por los puebluchos dejados de la mano de Dios soy un poderoso mago que salvaguarda la paz en la Tierra Media. ¿Te unes conmigo?

B-Bueno, no sé...¿por qué yo?

G-Desde que te vi de pequeño correteando no te he podido sacar de mi cabeza...

B-...pues va a ser que no.

G-Pues a tomar por saco, te lleno la casa de enanos.

Después de que, pese a que los enanos no quieren a Bilbo para que les ayude a recuperar el reino del que un día les despojó un dragón, ni Bilbo (encarnado por el actor que hace de Watson en la deplorable serie "Sherlock") tenga el más mínimo interés en ir con ellos; los huevazos de Gandalf se imponen y el hobbit, animado también por la repentina necesidad surgida nada más levantarse una mañana de conocer mundo, se une a los catorce enanos de nombres deplorables e imposibles de recordar en su viaje, guiados por ¿Thorin?, el rey enano; y Gandalf. A partir de este momento se suceden, a modo de niveles de cualquier juego de plataformas, una serie de catastróficas desdichas que harán de su viaje un continuo lamento. Porque si no es mala pata que coincida que cuando vais solo cuatro mataos a recorreros medio continente a pata resulte que tu enemigo más acérrimo, el Orco Albino, no estaba muerto, sino de parranda; que un Nigromante desde el coño del mundo esté haciendo rebrotar a todas aquellas criaturas, Nâzguls incluidos, cuyo único motivo para vivir es hacer daño al prójimo, o que en el momento justo en el que pasas a través de una montaña, ésta resulte ser un gigante de roca que en ese preciso momento tiene una pelea con otro gigante, ya no sé qué es tener la negra.

Con lo del juego de plataformas me explico: igual que si se tratase del juego del libro (que hay que recordar que existe, antes de la película), los enanos van pasando pantallas: el rescate de los ponis que roban los trolls, el ataque de los orcos en una explanada, la ya mencionada pelea de gigantes de roca que les pilla en todo el medio a los pobres enanos, la caída en el reino de los trasgos, la pelea contra el temible Orco Albino Manco...

Entre estos ciclos de mala suerte y las apariciones estelares de Gandalf que ponen fin a cada "pantalla del videojuego" se desarrolla la trama; cuando a Gandalf le sale de los huevos, se va, pero para volver justo en el momento preciso en el que parece que está todo perdido, liarla parda con un Impactrueno, acompañar a los enanos un ratito y volver a irse. Especialmente sangrante es el recurso de los águilas, muy útil como ya vimos en ESDLA pero que al Gris solo le da la gana usarlo cuando ya está visto que sí, que van a morir todos; o las desde ya legendarias Piñas Molotov -que en el cine no recordé que también aparecían en el libro, lo cual no logra sacarme de mi asombro-. Sin olvidar, no sé si como homenaje a su frase más celebérrima o citando literalmente al libro, el momento en el que, para escapar del ataque de los orcos en una explanada, llama a los enanos y a Bilbo a meterse en un agujero bajo una roca al grito de "¡VENID, INSENSATOS!" (o algo similar), como si los enanos y el hobbit tuvieran algún interés especial en seguir matándose con una horda de orcos o como si ya ellos supiesen que existía dicho agujero pero no les daba la gana meterse. Un cachondo el puto viejo, no me extraña que Galadriel quiera mandanga con él.


Para los que, como yo, se pierden con los nombres, esta es Galadriel, más conocida desde ahora como Alakazam, por sus poderes telepáticos.

Poco más se puede decir de la historia dado que esta primera entrega se limita a dejar marcado el camino que van a seguir las próximas dos películas, aunque aún así Jackson ya se ha ventilado medio libro.

Mención aparte merece la aparición de Gollum, cumbre tanto para lo que vendría después, El Señor de los Anillos, como para que esta película destaque dentro del género de aventuras. El bicho aparece más demencial si cabe que en las entregas vistas anteriormente, habiendo un gigantesco abismo entre el niño desquiciado de Smyrgol y el hijo de puta de Gollum. En uno de sus ratos buenos, en la mejor escena de la película pese a la mucha mierda que oigáis sobre la pelea de Moria, Gollum acepta el desafío para jugar a las adivinanzas que le lanza Bilbo, perdido tras escapar solo de los trasgos y que hasta este punto se había limitado únicamente a poner caretos mientras Gandalf y ¿Thorin? acaparaban todo el protagonismo; si gana Bilbo, Gollum le ayuda a salir de la cueva en la que está perdido; si pierde, es la cena del ex-hobbit. El troleo de la pregunta "¿Qué llevo en el bolsillo?", siendo el Anillo lo que Bilbo recoge accidentalmente y guarda en él, es mi parte favorita. Bueno, aunque cuándo Gollum responde a una adivinanza "Huevos, mi abuela nos enseñó a succionarlos" también tiene su miga.

En resumen, se trata de una buena película de aventuras más que recomendable, exceptuando que el protagonista no ejerza como tal hasta la mitad de la película. Lo malo es que la siguiente parte tiene todas las papeletas para ser la entrega más floja de la trilogía.


5 sandeces:

Drywater dijo...

Vaya, yo que quería leerla. Prometo volver tras el visionado y apuntar algo.

Un abrazo

Chiisa Yanagi dijo...

A mí ya me dijeron que el Hobbit (libro) estaba enfocado a niños, así que en eso ya voy preparada. xD (eh, esa serie de Sherlock me gustó xDDD aunque admito que sherlock se me hizo difícil. xD)

Madre mía con Gandalf, ¿no véis que está jugando con vuestras vidas?? insensatos!!!

Home, quién no piensa eso de cómo rayos saca 3 pelis de un libro más corto que uno de ESDLA?! xD
Home, mientras lo lleve bien no importa (para sus bolsillos tampoco).
Pero bueno. Yo cuando pueda la veré. :3

Capitán Pedales dijo...

@Drywater Le animo a ello, seguro que se me ha pasado algo por alto.

Capitán Pedales dijo...

@Chiisa Yanagi Créeme, hay gente que ha salido disgustada porque le había parecido demasiado infantil o que ni siquiera ha ido a verla porque "no quería que Peter Jackson se forrara a costa de su infancia" por hacer la trilogía.

DracoGirl dijo...

Las eternas descripciones de absolutamente todo es lo que ha hecho que no haya leído nada de Tolkien. Lo he intentado varias veces pero nada, me puede. Se me hace demasiado pesado y acabo perdiendo el interés.

Aunque no sé si el libro del Hobbit es igual que ESDLA, al estar enfocado más como un cuento.

Sigo sin comprender por qué en castellano llamamos trasgos a los goblins.

"Los caracteres que has introducido no coinciden con la verificación de la palabra. Inténtalo de nuevo."
asdf

Publicar un comentario

¿Algo que objetar?

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...