Xanobot informa

Vaya, nuestro Neuro de saldo se ha ofendido porque ha aparecido un Mr. Angelu de saldo.

Más microentradas

13/9/11

Vacaciones!! Sol, arena, playa... ¿por qué sois tan cabrones?

Como supongo, la mayoría se habrá ido de vacaciones a algún lugar (montaña, playa... país extranjero para los más suertudos), yo he seguido el ejemplo! Y qué decir que unas vacaciones en la playita están bien... sobre todo cuando te avisan en el último momento de que las van a hacer justo el día en que has quedado. Para mi fue más o menos así:
Yo- Bueno, pues quedamos pasado mañana y nos vemos, ¿vale? -con mi mejor cara, voy y se lo cuento a mis padres.
Madre- ¿Pero no te habíamos dicho que nos vamos a la playa?
Yo- No. es obvio que no... (pensamiento: Si me lo hubieras dicho, yo ahora no quedaría como un gilipollas delante de mis colegas)

Bueno, ¿qué decir de esta epopeya? Pues que empieza como todo. Busca las maletas, prepara tu ropa, ¿cómo esque no tienes suficiente ropa para allí? ¿Tu bañador? ¿El mío? Es increible que aún tenga que hacer la comida, espero que terminemos esto para YA.

Etc. Imaginaos como era la escena... Seguro que muchos de vosotros ya lo habeis sufrido. Los que tengan hermanos, me alegro por ellos, ya que al menos, "SE SUPONE", se reparten las tareas. Pero yo soy hijo único, así que me toca a mi suplir con rapidez a los hermanos posibles... inexistentes.

Por fin terminamos con las maletas y las neveras. Cogemos al ratón (si, ¿qué pasa? me llevé al ratón de vacaciones a la playa, viviendo en madrid) lo metemos en su jaula, y bajamos al coche. El ratón atado a los asientos y ahora ¡A jugar al tetris! A ver, maleta aquí, nevera allí, neceser... ¡Mierda, la sombrilla ha de ir al fondo o no cabe! ¡Otra vez! (y asi hasta que por fin tu padre decide que ya vale, que ya está bien colocado todo y te pones en marcha).

Tras ponernos en marcha es vital señalar las horas de viaje que puede hacer uno sentado. Además es recomendable tener una habilidad base para viajes familiares: Saber dormir en posturas incómodas y saber fingir que estás dormido. Te evitas así los momentos en los que algún familiar decide preguntarte "¿Qué tipo de arbusto es ese?" "¿Sabes por qué el cielo es azul?" "¿Raíz cuadrada de 144?"

....
....
....

¡IROS AL PEO MAMONES! Yo solo quiero llegar al sitio rapido. Sin que se llegue a producir la temida "Fusión glútea" (para aquellos que no comprendan la jerga medica, sería "desaparición de la raya del culo")

Pasamos al momento en el que, tras las paradas obligatorias (me meo, tengo sed, necesito fumar, me aburro, etc...) llegamos a un sitio en el que se supone nos ha citado la dueña. Sorpresa, ¿donde aparcamos en un pueblo que es una carretera?

...

Llamamos a la susodicha dueña de la casa, y nos dice que si no hemos pasado por una gasolinera (hemos pasado por tropecientas, pero cercana, 0) Le decimos donde estamos y ella dice que viene de camino.
Llega. Intercambio de saludos, seguidme, subida al coche, entramos a una ¿calle?(en realidad era un camino al lado de la carretera, justo al lado de la carretera) y que al principio parece aceptable, porque hay ALGO asfaltado. La tía sigue todo recto, ¿donde cojones nos está llevando?
...
Camino de tierra, baches, sujeta la jaula que el ratón se va a pegar una hostia con los barrotes de la jaula.
GET ME OUT OF HERE!

Llegamos a una "cancela" (esta palabra se me quedó grabada, porque era yo el que siempre tenía que abrir, y mi padre, al oir que la llamaba "la puerta gigante esa", me corrigió)

La casa, bien, mona, grande, un baño que te pegas con la puerta para poder pasar. El cuarto de mis padres era el que debía ser el sueño de todo padre ultra protector: TENÍA OMNIVIDENCIA.
Si, si, OMNIVIDENCIA. Es decir, que podían ver la tele desde el cuarto de arriba, podían ver la puerta, el sofá, el aire acondicionado. Pero gracias a dios, mi cuarto estaba debajo. Bueno, "gracias a dios"... ¡Más bien a satanás! El techo era de madera y se oía cada crujido de los pasos que alguien daba por encima de mi. Y no es nada agradable que, aunque tengas la puerta cerrada, oigas los ronquidos ajenos...
Menos mal que yo logré dormir con cascos ^^

Bien, día dos. Cogemos y, cómo no, estamos cerca de la playa, ¡vamos a la playa! Cogemos las toallas, los bañadores y las sombrillas. Qué raro... ¿Por qué no hay casi gente? Da igual. Clava la sombrilla, pon las cosas, quitate la camiseta, ponte el bañador. ¡A disfrutar!

(10 minutos después sé por qué no hay ni dios en la playa... Se levanta un viento de tres pares de pelotas, que, unido a la arena, convierte toda la playa en una especie de fusta lista para latigarte la espalda o donde pille)

Volvemos a casa. Ducha para quitarnos la arena, decidimos ir después de comer a buscar bares en pueblos cercanos. Obviamente, esto es España, y no hay pueblo que tenga menos de tres bares. Llegamos al más cercano, que, curiosamente, tiene una pinta de Silent Hill playero que no veas... Caminos mareantes, gente atroz, y nosotros perdidos buscando un puto hueco donde aparcar gratis, pero era imposible. Seguimos todo recto, y veo una señal que me avisa de lo que espera a continuación: En cartón, puesto con letra negra, a la que no pude hacer una foto decía "AVISO: CAMINO IMPRACTICABLE HASTA PARA LAS CABRAS.

¡Jajajaja! ¡Qué risa! ¿Has visto hijo?Que imaginación...
(¡Imaginación los huevos! El letrero tenía toda la razón. Esa senda, que no se la puede llamar de otra forma, era un continuo sin vivir de baches, agujeros y ñordas de perro y caballo)
Dato cachondo, esa dichosa senda era tan solo, para dar la vuelta y que te escupiesen de nuevo a una parte de la calle principal en la que decidías volver a pasar por la senda, o te sacaba del pueblo.

Vale, pasando de este pueblo, vamos a otro. En ese otro aparcamos a la primera (increible) y llegamos a un bar.

No recuerdo más de ese día.

Día tres: ¿Por qué tengo dolor de cabeza? En fin, mis padres tampoco estaban muy catódicos, así que salimos a un maxi día, hacemos la compra, comemos y vamos a un bar cercano en el que venden mojitos, caipirinhas y otra cosa que no recuerdo su nombre. También juego al billar con mi padre, que al principio parece un poco manta... Pero que luego le pilla una habilidad el jodío...

Día cuatro: ¡POR MIS COJONES QUE ESTA VEZ VAMOS A LA PLAYA!
Allá que nos vamos a una playa LEJAAAAAAAAAAAAAAANA y, es cierto, preciosa. Lástima una cosa, tras un bañito, nos entra hambre. Nos secamos y vamos a un chiringuito
-Disculpe, ¿mesa para tres?
-Pues oiga, lo siento musho, pero que aquí tenemos lío para dos horas o más.

Prueba otra vez. Vamos a otro lugar
-Esto, disculpa, ¿para comer tres?
-Pué justamente se nos acaba de reventar la caldera. No puedo darles de comer. Sin embargo, si quieren tomar algo...


¡¿SE PUEDE SABER QUE C*** PASA AQUÍ?!

Vale, bebemos como esponjas, pero coño, ¿ni unas patatitas ali oli, ni un poco de pescaíto frito? ¡Joder que estamos en la costa!

Nada, que nos vamos, decididos a comer a casa, y luego cenaremos por ahí. Vamos a otro pueblo que tenía unas bonitas vistas. No daba directamente a la playa, pero tenía un bonito paisaje turístico... Vale, si, fuimos como un grupo de chinos haciendo fotos a todo. Hasta que llegamos a un sitio que decía haber sido un castillo... Pero de castillo apenas quedaba gran cosa, y las salas habitables habían sido cambiadas por una tienda de recuerdos y una escuela flamenca. La tienda estaba repleta de tonterías, pero me sorprendí a mi mismo mirando a ver qué hacían las muchachas de la escuela flamenca. Descubrí que a veces empezaban a cantar por coña... Pero otras oí algunas voces en chicas que eran potentes y muy buenas para el flamenquillo.
Entendedme, a mi, personalmente, no me va el flamenco, pero una cosa es oir al típico de turno con su guitarrita y su "AYAYAYAYAay, que penita más gorda..." y otra es escuchar a unas chicas y verlas en acción en eso. No iban con trajes de "lolailo", que lo agradecía, sino con ropa normal. En fin, que me gustó.

Llegamos por fin a un bar que les gusta a mis padres, y pedimos un poco de pescado, calamares, croquetas (¿qué? Soy croquetivoro) y patatas bravas. Las patatas estaban frías y crudas, los calamares correosos, la ración de croquetas, mínima. Lo único bueno era el cazón (Un momento, ¿qué el cazón no es pescado sino tiburón? FUCK!)
Ahora la pagaran conmigo

Día cuatro: Playa
Día cinco: Playa...
Día seis: WTF?! PARA QUE COÑO ME LEVANTAIS A LAS SEIS DE LA MAÑANA?!
Si señores, indignante. A las seis de la mañana, ¿para qué? PARA ESTO!:


Si señores, ibamos a ver el puto peñón de gibraltar.
La cosa fue así:
-A mi me apetece mucho ir a ver el peñón, que lo recomende ayer.
-A mi me parece bien, ¿y a ti hijo?
-ZRRRzzzzZZZ
-Decidido, mañana vamos al peñón
.

Bien, esa parte, pase... ¡¿Pero era necesario despertarme a las SEIS DE LA MAÑANA en VERANO para ver una puta piedra?!

Vale, vamos, llegamos y mi padre va y decide que ya que estamos en el peñón, ¿por qué no ir a Ceuta?
Compramos tres pasajes en una tienda a la que nos guía un melenitas que nos ha ayudado con el coche, y es irónico que el melenitas tenga un compañero más calvo que Filemón.


Nos venden unos pasajes y nos dicen que vayamos a las 12:45 al puerto, que nos llevará una compañía. Cogemos, vamos y el melenitas intenta tangar a mi padre 20 pavos por lo del parking... por adelantado. ¿Este tío creía que mi padre o yo eramos gilipollas o qué? Nos dan una tarjetita para que paguemos a la vuelta y el tío quiere que LE paguemos a él, que él ya le dará el dinero al de la garita...
...
...
¡AMOS ANDA A TOMAR EL PELO A TU CASA,PRINGAO MELENUDO!

En fin, que vamos y le decimos a los de embarque que tenemos una plaza reservada, y le enseñamos los papeles y nos dice: "Pues mire, que me parece que les han tomado el pelo, porque aquí dice que es para vehículos y por lo que veo, ustedes van solos. Además, no tenemos ningún barco a las 12:45. Los tenemos a las 12:30 o a la 13:00. Además, este hombre no les puede vender pasajes de persona. No está autorizado

En fin, que mi padre, cabreado, corre a la tienda para que no hagan la típica de coger, tangar y largrase con la pasta. Se cruza otra vez con el melenitas, y le ignora. Llega a la tienda. No sé que ocurrió ahí dentro, pero mi padre salió con el dinero exacto, contante y sonante.
Compramos el pasaje y fuimos a Ceuta, donde me sentí como afiebrado. Estaba fatal. Pero nada mejor que una farmacia y ¡el poder milagroso de "Paracetamol y mucha agua"!

¡Hey! Esa es mi frase!
Haru: Me importa una mierda, esto es un plagio, digo, una inspiración así que no cuenta

En fin, una cosa buena esque encontré cosas que creía extintas, como juegos de Cube, y un maldito F-Zero! Aparte, allí las cosas estaban mucho más baratas lo cual sirvió para hacerme con uno de esos F-Zero para gba, y el Fire emblem de wii. De cube tenían juegos cutres, así que nada.

Entonces, como siempre ocurre con las vacaciones, tiene que haber algún susto innecesario. Por culpa de la INEPTITUD de los agentes de la puerta de embarque, ¡SI INEPTITUD! Claramente cuando en el tablón de salida de barcos te dicen: Las puertas de embarque se abrirán media hora antes de la salida de cada barco, se supone que el barco no saldrá hasta pasada media hora de que nos hayan abierto, no?
¡PUES NO! Los tíos no solo abren tarde, sino que además, no avisan a sus compañeros del barco, que cuando llegamos, están retirando la pasarela y detrás de nosotros llega aún casi todos los pasajeros. Cogimos, indignados, bajamos por una escalera cutre que conducía a la parte a la que aún se veía como habían coches subiendo. Estabamos dispuestos a quemar a quien hiciese falta para poder volver a casa y no quedarnos en tierra. No hizo falta, pero casi, porque el imbécil que llevaba lo de los barcos se ponía farruco diciendo ¡como no desalojen de aquí, llamo a la policía!
Mi padre normalmente es un hombre tranquilo, pero cuando le han pegado el susto de que se tiene que quedar en ceuta cuando ha pagado por volver a españa, se cabreó, naturalmente, y le gritó que lo hiciese y así podrían subir al maldito barco. Porque todos teníamos nuestros pasajes.

Al final subimos y la muchedumbre despotricante se estaba defecando en los muertos del imbécil que retiró la pasarela y de los idiotas del control de embarque.
Siento sonar con crudeza, pero entre mis planes no entran quedarme en tierra en un lugar que no conozco habiendose mis padres gastado el dinero en volver. No me parece correcto.

En fin, que tras ese día, volvimos para casa. Pero, ¡oh sorpresa! El destino me seguía guardando una jugarreta para contar: Un dolor de estómago que hiciera que quisiese verme las tripas, porque tenía la impresión de que el bicho de Alien se estaba alimentando de mis tripas

 El bicho en cuestión

La cosa no fue nada agradable, porque, tras parar en una gasolinera, habíamos comprado patatas fritas y coca-cola. Tras unas pocas paradas, noté que mi estómago me estaba presionando ligeramente, pero me dije "na, puedo aguantar"

Craso error. La mixtura de coca-cola junto con la ingesta de patatas fritas y combinado con el movimiento del coche hicieron que me sentase como un cañonazo en mi estómago.
Tras repetidos eructos, porque el gas era mejor que saliese por arriba, noté que la presión estomacal iba en aumento, así que paramos en un corte inglés para que yo pudiese pasar al baño.
Ni que decir que no hizo falta. Tras salir del coche y dar dos pasos seguidos, mi estómago me anunció que algo iba a salir por la azotea, así que me acerqué a la papelera más cercana y arrojé mi desayuno, las patatas y la coca-cola. Sorprendentemente, mis tripas seguían dentro de un servidor, pero aún quedaba algo de ese maligno cocktel dentro de mi, así que cuando llegué a un pueblo que está al lado del mío y del de Mr. Angelu, me llevaron a Urgencias, para ver si lo que tenía era grave. Tampoco llegué a la puerta. Vi un arbol que había en el parking de el susodicho lugar, y otra vez.

No era un espectaculo agradable, ni para mi, ni para mis padres.Lo cachondo esque al llegar a casa, subí lo más rápido que pude para tomarme una sal de frutas, que mi padre había asegurado que lo que yo tenía era acidez, y que lo mejor sería que me tomase una que había en casa. Bien, subí deprisa y corriendo(figuradamente, en realidad iba andando dando tropiezos) y llegué finalmente a la cocina donde estaba la sal de frutas, me la tomé, y surtió algo de efecto, pero tras unos minutos en los que estuve en el baño por cosa de la nueva arcada, mis padres subieron, cabreadísimos preguntandome si no podía haber llevado nada, y, alucinante este dato, pensando que lo había hecho todo para no tener que ayudar a llevar las maletas ni nada
...
...
...
Como comprendereis, no podía contestarles nada. Me mandaron a acostar y resultó que además de todo el lote, tenía fiebre. así que ese día mis padres siguieron pensando que yo lo hacía para no salir de la cama ni ayudar. Mis tripas adoloridas y mi ego indignado.
¿Mi conclusión? La próxima vez me quedo en casa con mi wii.

End of log.

4 sandeces:

Mr. Angelu dijo...

Se te ha olvidado mencionar cuando Capitán Pedales y yo te llamamos pidiéndote una alfombra mientras agonizabas. Fue algo sublime.

Haru dijo...

Oh, si, me acuerdo,pero me parecía que eso ya podría aburrir al lector... más

Fénix dijo...

Le doy un 12 sobre 10 a esta entrada. Dios, está sublime, me he partido de la risa hasta terminar en el suelo, cuando tan solo iba por la mitad.

Una cosa: eso de los bares no es del todo cierto: en uno de mis pueblos, tan solo hay un bar. Los otros 2 se los cargaron a base de mala hostia. No exagero.

Mr. Angelu dijo...

¡Haru! ¡Deja de vaguear y haz más entradas como ésta!

Publicar un comentario

¿Algo que objetar?

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...